La suerte

¿Existe la suerte? Me decanto por el no. Está claro que se pueden tener golpes de suerte, pero la vida de las personas no está marcada por la suerte. Muchas veces decimos alegremente “que bien le va a esa persona, que suerte tiene”… pero detrás de una privilegiada posición suele haber trabajo duro.

Sobre todo esto llevo reflexionando los últimos días, ya que un par de golpes de suerte me han hecho cumplir uno de mis objetivos invernales. Y aunque era un objetivo que me marqué como atleta, creo que es extrapolable a todas las facetas de la vida (profesional / laboral incluida, por supuesto).

Me remontaré 20 años atrás. Por aquellos tiempos jugaba a baloncesto, y empecé a ser convocado por la selección Navarra de baloncesto. Entrenamientos dominicales, alguna concentración veraniega y un par de partidos amistosos. Mi pico como jugador de baloncesto fue a los 16 años (es triste reconocerlo, pero de ahí en adelante mi nivel se estancó e incluso decreció), temporada en la que el Campeonato de España de selecciones Autonómicas se disputaba precisamente en Pamplona. Pero por una serie de circunstancias mis padres decidieron que dejara la selección y me quedé sin defender a mi comunidad en un Campeonato de España. Entendí la decisión pero la espinita quedó ahí. Todavía guardo el recorte de periódico en que el seleccionador navarro decía que la selección que Navarra presentó a aquel campeonato no estaba formada por los mejores jugadores de la comunidad. Quizás no lo decía por mi pero me sentí aludido.

baloncesto-navarra-cadete-1998

Salto al verano de 2015. Ya llevo un par de temporadas federado como atleta. Acuerdo con mi club preparar el cross largo para tratar de ayudarles a lograr la clasificación al Campeonato de España de Campo a Través de Clubes. Una idea comienza a rondar por mi cabeza: ¿sería posible 18 años después sacarme aquella espina y representar a Navarra en un Campeonato de España? Unos meses antes me había quedado a unos 50 segundos del último seleccionado en el Campeonato de Navarra de Cross Largo. El reto era ambicioso pero, ¿por qué no intentarlo?

Desde finales de Agosto me puse a entrenar con ese objetivo en la cabeza. Mucho entrenamiento, más que nunca. El objetivo llegar lo más fuerte posible a la prueba clave y con mi mejor actuación posible tratar en un solo golpe de clasificar a mi club para el Campeonato de España y ser seleccionado por Navarra. Por el camino decidí participar en todas las pruebas del calendario Navarro de Campo a Través como preparación y además para darme un poco a conocer (mi nivel no está entre la élite navarra por lo que fuera de mi ciudad nadie me conoce como atleta).

El día llegó y yo saqué todo lo que había “cosechado” en los anteriores meses de duro trabajo. Suficiente para cumplir con el objetivo de mi club, pero (yo pensaba que) insuficiente para ser convocado para el Campeonato de Selecciones Autonómicas.

2 semanas antes de la disputa del Campeonato de España me comunicaron que había sido seleccionado. Me quitaba la espina. Cerraba el circulo. Defendería a Navarra en un Campeonato de España 18 años después.

luis-clausin-navarra-2016La suerte me acompañó. Varios atletas navarros renunciaron por diversos motivos a participar y además el Campeonato de España se iba a celebrar cerca de nuestra comunidad lo que provocaba que Navarra convocara a más atletas de los que suele llevar cuando el viaje incluye más comidas y alojamiento).

Quizás pienses que me contradigo. Comencé diciendo que no creía en la suerte para acabar reconociendo que un par de golpes de suerte posibilitaron que alcanzara mi objetivo. No te quedes en la superficie. Entrené más que nunca, peleé en cada una de las pruebas del campo a través navarro, creí en mis posibilidades… Aboné el terreno y luego la suerte puso el broche final. Sin lo primero, ya podía tener toda la suerte del mundo que no iba a ser convocado. La confirmación del “cuanto más trabajo más suerte tengo”.

Pd: Al final únicamente puede acabar en el puesto 119 de los 130 llegados a meta. Seguro que los 118 que me precedieron entrenaron más y mejor que yo en los últimos años. No lograron una mejor clasificación porque tuvieron más suerte que yo. 😉

Un pensamiento en “La suerte

  1. Jorge

    Me encanta la reflexión! Muy recomendable, y que además comparto, aunque deberíamos añadir que la predisposición genética hace posible muchos atajos para conseguir el objetivo. Estoy convencido que de esos 118 que entraron por delante tuya, no todos han trabajado más que tú. Tu nivel de los últimos años entrenando y compitiendo es buenísimo.
    Enhorabuena!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *