La travesía en el desierto del emprendedor

Llevo casi 6 meses como emprendedor y estoy metido de lleno en lo que denomino la travesía en el desierto del emprendedor.

Ya ha pasado una cantidad relevante de tiempo (casi 6 meses) desde que comencé mi aventura emprendedora y los resultados económicos (sin ganancias huelga decir que el emprendimiento no se puede perpetuar en el tiempo) no son los esperados.

Algunos pensaréis, entonces ni travesía ni historias simplemente es un fracaso. Disiento. ¿Por qué? Porque aunque los resultados no llegan, las bases para que lleguen son mucho más sólidas que cuando empecé esta aventura en Mayo de 2010.

La travesía en el desierto es el periodo en el que estás buscando el oasis. Cada vez estás más cerca (avanzas en el desierto / tus bases son más sólidas / aumentas tus conocimientos) del objetivo (oasis / euros) pero las fuerzas se van minando y las dudas se acrecientan ya que en tu hoja de ruta la travesía era más corta.

Como siempre, no queda otra que seguir adelante con la mayor energía (y sentido común por supuesto) posible, siempre teniendo claro que no todo el que comienza la travesía llega al oasis pero que en la mayoría de los casos el objetivo no se alcanza de la noche a la mañana.

Foto: Wikipedia.

3 pensamientos en “La travesía en el desierto del emprendedor

  1. nuria

    Creo que es muy importante que estés compartiendo esto con nosotros (la masa oculta) ya que, como tu, otros queremos emprender y tus reflexiones y experiencia nos ayudan.

    Aunque claro con eso de momento, pues euros, lo que se dice eruos, no caen.

  2. Luis Clausín Autor

    Me alegro Nuria de que estés interesada en que comparta mis experiencias como emprendedor.

    A veces tienes la sensación de que a nadie le intesan tus reflexiones, por lo que hace ilusión comprobar que hay alguien al otro lado del blog. 🙂

  3. Manuel

    Luis, rara vez no hay alguien al otro lado del blog. ¡Mucho ánimo!

    Siempre admiraré tu intento de ser autónomo, tanto si acaba bien como si tienes que abandonar estos proyectos en los que estás ahora. Y nunca te arrepentirás de haberlo intentado porque de lo único de lo que nos arrepentimos es de lo que no hemos intentado.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *