Tocado, pero no hundido

Los últimos tiempos no venían siendo los mejores para mis proyectos en internet. Meses de bajadas, no fuertes pero si permanentes, de mis ingresos. A nadie le gusta caer, por muy lentamente que sea. Lógicamente trabajaba por revertir la situación, pero notaba que estaba cansado. Necesitaba vacaciones. Más que en los últimos años. 3 semanas me di. Necesita recargar pilas.

Durante los días de descanso me conecté varios días para resolver dudas en ZapatillasRunning.net, actualizar los fichajes de MueveteBasket.es, tener un poco al día mi bandeja de correo electrónico… Poco más. Intuía poca actividad pero lo achacaba al mes de Agosto. Un día antes de que comenzará “oficialmente” mi curso 2015/16 tracé mi hoja de ruta. Tenía ganas. Me había regenerado. Estaba preparado para la nueva batalla.

Pero a los 30 minutos de mi primera jornada trabajo de la temporada… ¡zas! Repasando gráficas comprobé que mi principal web había sido penalizada por Google durante mis vacaciones. Duro, muy duro, golpe para empezar.

Si venía de meses malos, la situación ahora empeoraba. Tocado, PERO NO HUNDIDO. No es mi primera penalización… ni la segunda. De las penalizaciones se sale. Y hasta a los grandes les pasa. La teoría la sabemos todos, pero en la práctica antes o después se hierra.

Hay que seguir. No he llegado hasta aquí para que Google (o la competencia, o…) me haga ahora bajar los brazos. Ya he estado abajo en otras ocasiones, y en peor contexto (menos fuentes de ingreso web, menos ahorros para aguantar “vacas flacas”… y sobre todo menos conocimientos). Levantaré la penalización, revitalizaré otros proyectos y volverán las “vacas gordas”.

Así es la vida de las personas que nos dedicamos a los “famosos” ingresos pasivos. Inestabilidad, golpes, bajones… pero también flexibilidad, llevar las riendas de tu vida, trabajar en sectores que uno le gustan… El que quiera dedicarse a esto que tengo en cuenta los dos lados de la moneda, no solo el bueno.

Seguimos en la pelea. 😉

Pequeño truco SEO aplicable a marca personal

Hoy en día es crucial cuidar nuestra marca personal. Tengas trabajo o no. Seas alto o bajo. Innegociable.

El otro día haciendo unos pequeños ajustes en mi propia marca me di cuenta que había aplicado a la misma, sin ser consciente de ello, técnicas SEO.

Se podría decir que mi marca personal nació, aunque no fuera consciente de ello, con el inicio de este blog en 2006. En aquellos tiempos estaba muy en boga el concepto webmaster, el cual me pareció que me describía a la perfección. Con el paso del tiempo empecé a utilizar en la cabecera de este blog, en mis redes sociales, tarjetas de visita… expresiones como “webmaster emprendedor” o “webmaster independiente”.

Hace ya tiempo me di cuenta que el concepto webmaster ya estaba anticuado y empecé a usar otras keywords para mi marca. La herramienta de Google Trends muestra claramente de lo que hablo:

trends-webmaster-seo

Vemos, en este ejemplo, que la demanda de información sobre SEO se ha comido totalmente en los últimos años a los webmasters.

Ni que decir tiene que si hacemos una rápida búsqueda en un portal dedicado a publicar ofertas de empleo comprobaremos que ya casi nadie busca webmasters.

Es obligatorio que cuidemos nuestra marca personal como la de un producto, por tanto asegurémonos que hay demanda para ella al igual que hacemos antes de lanzar cualquier proyecto.

El mundo va muy rápido y hay que adaptarse rápido a él si no queremos quedarnos en fuera de juego.

Recomendaciones de “Vivir sin jefe” para trabajar por tu cuenta

vivir-sin-jefeRecientemente he vuelto a leer el libro Vivir sin jefe” de Sergio Fernández. Para mi es un 5 estrellas, y como tal lo he puntuado en Amazon (en los últimos meses estoy compartiendo mi opinión sobre todos los libros que leo, si estás interesado en las mismas puedes verlas aquí).

A diferencia de la primera vez, y debido a la información de gran calidad que atesora, lo he leído con papel y lápiz al lado. A continuación comparto mis apuntes:

No te dediques a algo por lo que no sientas pasión. Como dijo Steve Jobs: “Sigue hambriento, sigue alocado”. ¿A qué te dedicarías si tuvieras todo el dinero del mundo? ¿Qué harías si tuvieras garantía al 100% de que vas a tener éxito?

Deja tus objetivos por escrito. Para llegar a un sitio antes debes saber a dónde quieres llegar. Por eso debes escribir tus objetivos profesionales, económicos y personales para cada año.

Plantearte objetivos económicos anuales ayuda a cumplir los objetivos de facturación de forma más relajada. Si te impones objetivos de facturación mensuales y no los cumples, te preocuparás y empezarás a pensar en la ruina (uno de los miedos recurrentes de todo emprendedor). Esto, irremediablemente, provocará que estés menos fresco para seguir trabajando de cara a alcanzar tus objetivos. Trabaja todos los días como la misma intensidad y buen humor y conseguirás lo que te hayas propuesto.

Plantearse objetivos focaliza la energía y proporciona sensación de bienestar.

Dedícate a tu propio negocio. Externaliza todo lo que no esté relacionado con el corazón de tu negocio (renta, limpieza…). Centrarte en lo importante es lo que te dará el salto de calidad.

Camina hacia la independencia financiera. Quita de en medio las partes de tu negocio que menos rentables te están siendo, las cuales te están ocupando recursos (tiempo) que podrías estar utilizando más eficazmente.

Créate un colchón (económico) de seguridad. Un emprendedor, casi seguro, antes o después lo necesitará.

Reduce gastos, invierte en activos… El objetivo es alcanzar la independencia financiera que un día te permita no trabajar por dinero.

No pienses que hay que crecer siempre. El miedo a quedarse sin trabajo casi ancestral de todos los emprendedores conduce a situaciones insostenibles. Crecer es también encontrar trabajos más rentables e ir deshaciéndose del resto.

El éxito se inventó para disfrutarlo. Por favor, no mueras de éxito.

Comprende que existen diferentes tipos de éxito. Si únicamente te concentras en ganar dinero es probable que tu actividad emprendedora fracase.

Ofrece un valor añadido. Si no serás uno más del montón. ¿Qué puedes ofrecer a tus clientes que estos no esperen?

Dedícate a lo importante, no a lo urgente. Trabaja mejor, no más. Si dedicas una parte importante de tus recursos a pensar estratégicamente cada vez tendrás menos urgencias. Además todo lo que parece que es urgente normalmente no lo es tanto.

Pon los contadores a cero de vez en cuando. Es importantísimo deshacerte tanto de objetos inútiles como de tareas pendientes. Permite despojarse de viejas ideas y empezar un nuevo ciclo de vida con energía fresca y limpia.

Asegura tus bienes profesionales. Haz copias de seguridad, etc. Es una buena idea mantener una copia de seguridad fuera de su casa para protegerte contra robos, incendios…

Ten claro que lo que más valoran de ti cuando te contratan es la confianza. Los negocios (y el mundo) se mueven en base a la confianza

Debes saber vender. Si no te gusta la actividad comercial poco tienes que hacer como emprendedor. Debes ser capaz de:

  • Explicar qué haces o qué puedes hacer.
  • Explicar de manera correcta qué trabajo vas a desarrollar.
  • Dar un precio sin que te tiemble la voz, sin dudar y sin dar explicaciones.
  • Soportar el miedo al rechazo.
  • Entender que suele ser más rentable fidelizar clientes que encontrar otros nuevos.

Vender es pararse a pensar que necesita la persona con la que está hablando y cruzar esa información con aquello que le puedes ofrecer. Vender es escuchar, entender, encontrar una necesidad y luego ofrecer algo que pueda satisfacerla.

No analices demasiado. Demasiado análisis está reñido con la acción.

No prometas un tiempo de entrega demasiado ajustado.

Habla con tus clientes, proveedores, colaboradores… No te escudes en la falta de tiempo. Es recomendable hacerlo más allá del ámbito laboral. Escribir a amigos, etc. y saber cómo les va le hace sentirse a uno más feliz.

Habla de lo que hay que hablar (criticarte a ti mismo hace crecer la desconfianza) y escucha lo que hay que escuchar (cambia el “eso es posible” por el “cómo podemos trabajar para que eso sea posible”). Huye de charlas que en vez de dar energía la quiten.

Agrupa tareas a realizar. La agrupación aumenta la efectividad de cualquier trabajo, pero también la calidad de vida ya que el estrés disminuye cuando se hace una única cosa a la vez.

Publicítate correctamente. ¿Qué información va a aparecer en tus tarjetas de visita, redes sociales, web personal…? Practica el ego-surfing, ¿qué aparece en internet sobre ti? La publicidad no es un gasto, es una inversión.

Sin perseverancia no hay desarrollo. La suerte está al lado de los perseverantes. Si lanzas muchas propuestas comerciales, haces muchas llamadas o hablas con muchas personas acabarás teniendo la suerte de tu lado.

Haz algo que te haga ilusión todos los días. De la misma manera que un coche no puede funcionar indefinidamente sin ir a la gasolinera o al taller, las personas tampoco. Tu también necesitas recargar combustible yendo a tu propia gasolinera (haciendo cosas que te hagan ilusión) y al taller (vacaciones).

No hay que olvidar tampoco que es imposible estar siempre al 100%. Además parar un día a descansar te recuerda que eres tu quien tiene el control de la situación.

Es obligatorio detenerse a mirar el mapa. Solo así sabrás que vas por la dirección correcta.

Es crucial saber gestionar la interrupción.

Aplica el principio de la mejora constante. La mejora constante es una forma de vida.

Elimina tus sumideros de energía. Si no estás rebosante de energía y vitalidad no podrás sacar adelante tu trabajo… ni tampoco el resto de asuntos de tu vida. Haz (o no) las tareas que tengas pendientes… pero no dudes. Pon a cero periódicamente tu contador de asuntos pendientes.

Ama la incertidumbre. Si no la amas, si no tienes fe en tus capacidades y en que las cosas van a salir bien (aunque haya tanta niebla que no seas capaz de ver más allá de un metro) estás abocado a pasarlo realmente mal como emprendedor.

Analiza el tiempo o los recursos que dedicas a cada cliente. Como referencia decir que el autor del libro anota el tiempo que dedica a cada tarea profesional por periodos de 15 minutos.

Ponerse en barbecho de vez en cuando. Es prácticamente imprescindible tomarse un tiempo sabático de vez en cuando para regenerarse. Al igual que las tierras que si no se ponen en barbecho periódicamente caen los rendimientos que producen.

Dedica tiempo a reciclarte. Reciclarse es una de las mejores formas de tomar ideas nuevas que te permitan mejorar el desempeño de tu trabajo. La idea adecuada en el momento justo puede cambiarnos la vida.

Desdramatiza el error y aprende de él.

No trabajes más, trabaja mejor. Afila el hacha.

Divierte a lo largo del camino. Es la clave.

* En rojo lo más imprescindible, en opinión de Sergio Fernández, para sobrevivir como emprendedor.

Por qué he abandonado Facebook

Poadios-facebookr fin, he dado el paso. Llevaba tiempo pensando abandonar Facebook, pero fin lo he hecho. Este artículo me dio el empujón, aunque tenía otros muchos motivos para hacerlo. Comparto a continuación algunas de mis motivaciones para abandonar el universo Zuckerberg:

Pérdida de tiempo. Hay que eliminar el ruido y centrarse en lo importante. Reconozcámoslo, la mayor parte del tiempo que se pasa en Facebook es cotilleando la vida de terceros. Aldraguear siempre lo vamos a hacer, pero prefiero hacerlo en el mundo real. Prefiero no quemar mis ojos delante de la pantalla con esta actividad.

– Cada vez me gusta más ser anónimo en lo referente a mi vida personal. E intuyo que no soy el único. ¿Si no por qué cada vez más hay más usuarios en Facebook que no usan su nombre real (yo en mi última etapa era Iam Luis)? Para mi carrera profesional manejaré LuisClausin.com y mi cuenta de Twitter.

– Recientemente escuché a un psicólogo decir que las redes sociales estaban generando cada vez más personas infelices. Los triunfos gusta mucho pregonarlos en el muro personal, pero lo fracasos o simplemente las tareas aburridas (lavar los platos, etc.) no. Muchas veces Facebook parece una reunión en la que solo se admiten triunfadores.

– Yo mismo he caído en lo anterior (anunciar que he ganado una carrera de barrio por ejemplo) y luego me he sentido culpable. No me compensa.

– Facebook ya solo muestra en torno al 10% de las publicaciones a las que me he suscrito. Eso si, publicidad segmentada toda.

– Lo anterior me alienta como webmaster a que los canales de mis webs en Facebook estén medio abandonados… Aún así mis canales en Facebook los mantengo… que nunca hay que cerrar este tipo de puertas en lo profesional.

¿Solo a mi me parece hiper abusivo que únicamente por subir una foto a Facebook la red social se quede con los derechos de la misma? La broma de mis derechos de imagen los tiene Facebook es divertida, pero si lo piensas un poco ya no lo es tanto…

– Me ahorro tener que aguantar cosas como no me has aceptado como amigo en Facebook, solo escribes sobre tus carreras, no me etiquetes en las fotos que salgo mal…

– La locura multicanal. Unos te contactan por Facebook, otros por Twitter, correo electrónico, móvil, WhatsApp… En este sentido me parece bastante cuerdo cerrar un canal.

– Que se me agregara a Facebook gente que prácticamente no me saluda por la calle me desconcertaba. Otra cosa que me ahorro.

– Sinceramente, no creo que me pierda mucho. Es verdad que no todo es ruido, siempre hay cosas interesantes… pero en este mundo multicanal en el que vivimos si algo es realmente importante ya me llegará por otro lado. Seguro.

Podría seguir pero… creo que ya os hacéis una idea clara de por qué he dejado Facebook ¿no? 🙂

Fuente de la foto: ounae.com.

El contenido sigue siendo el rey, pero el usuario es el emperador

En 2015 parece que todo el mundo está de acuerdo en que la respuesta de usuario es clave para que una web posicione bien. Leyendo un interesante artículo sobre esto, he recordado un artículo que escribí en verano de 2011 para Ojo Buscador. Al buscarlo para recordar mis pensamientos de tantos años atrás, he descubierto que la otrora página de referencia de SEO ha cerrado.

Con la ayuda de archive.org he recuperado dicho artículo y lo comparto a continuación. Creo que ha envejecido bastante bien. 😉

google-pandaAntes de nada he de reconocer que el título de este post no es mío, pero espero que al Search Engine Journal no le importe que lo tome prestado. Creo que la ocasión lo merece, ya que bajo mi opinión la frase que da título a esta entrada se va a acuñar cada vez más dentro del mundo SEO. Y es que tras la archiconocida frase de “el contenido es el rey”, de ahora en adelante (y especialmente tras la actualización del algoritmo de Google Panda Update) deberemos completar la frase con un “pero el usuario es el emperador”.

Desde hace muchos años se viene hablando de la vital importancia de dotar de buenos contenidos a los proyectos de internet, pero especialmente desde los últimos cambios introducidos en los buscadores la importancia de los movimientos del usuario dentro de las webs crecen en importancia.

Y es que cada vez tienen más importancia (y más que van a tener, al menos bajo mi opinión) métricas como el tiempo de permanencia en una web, el porcentaje de rebote, la fidelidad de los usuarios (usuario nuevos vs recurrentes), el CTR en las SERP´s… lo cual convierte al usuario en el juez que ayudará a dictar sentencia sobre la calidad de las webs.

¿Calidad? Efectivamente, el Panda Update trata de ser una actualización capaz de desterrar de los resultados de las búsquedas a las webs de escasa calidad. Todo encaja. Ya solo no vale con generar buenos contenidos, has de facilitarle la vida al usuario para que los pueda consumir de la mejor forma posible.

Google no se esconde y siempre ha afirmado abiertamente que “si es bueno para el usuario seguramente también lo será para el posicionamiento”.

Internet avanza muy rápido en todas sus dimensiones, lo cual nos obliga a replantearnos constantemente las estrategias a llevar a cabo para alcanzar el éxito con una web. Y debido a esa constante evolución, empieza a ser la hora de afirmar que “el contenido es el rey, pero el usuario es el emperador”.

Artículo de Luis Clausín publicado el 31 de agosto de 2011 en Ojo Buscador.

Por qué tus webs deben ser mobile friendly

Hace varios años en charlas y blogs se acuñó el siguiente chascarrillo “el móvil es como Guti, la eterna promesa“. Entonces se hablaba de que el futuro de internet pasaba irremediablemente por el móvil… pero la supremacía del PC se seguía imponiendo de manera muy sólida.

Pero, siguiendo con la analogía, hoy (y ayer, y anteayer…) Guti ha madurado y ya es una realidad plenamente consolidada. Nadie lo duda.

Es por ello que todos los webmasters deberíamos asegurarnos que nuestras webs sean ya mobile friendly. Debo reconocer que con el run run en la cabeza de la eterna promesa, me he dormido y he le he dado tarde la importancia que se merece al mundo móvil… pero más vale tarde que nunca. Ya tengo mis primeras web en formato responsive… y espero que pronto ya todo mi portafolio sea mobile friendly.

Casualmente cuando estaba estrenando mis primeros diseños adaptativos se conoció que Google estaba mandando notificaciones a través de Webmasters Tools “sugiriendo” ponerse las pilas con este tema a quien no lo hubiera hecho todavía. Pero, en mi opinión, no deberías limitarte a hacer los cambios simplemente porque te lo pida Google. Los deberías hacer por 2 (muy) sencillos motivos:

1.- Los usuarios están cambiando sus hábitos de navegación

No me lo tiene que decir ningún gurú porque lo veo en la analítica de mis webs. Por ejemplo a continuación comparto un simplísimo gráfico del tráfico de 2012, 2013 y 2014 de 3 de mis webs.

pcvsmovilvstablet

Cada línea roja corresponde al % de tráfico del PC de una web en un año determinado. Las verdes al móvil y las amarillas a las tablets. El PC no deja de caer y el móvil no deja de subir.

Que no se nos olvide, debemos hacer webs para usuarios no para maquinas. Si los usuarios cada vez navegan más a través del móvil… debemos ponérselo fácil.

2.- La gente ya está comprando con el móvil

Hace no tanto había gente que no se atrevía a comprar por internet. Les parecía inseguro. Esa barrera en la mayoría de los casos ya se ha roto… tanto para el PC como para móvil. Habrá unos productos que se comprarán más vía móvil (entradas para el cine…) que otros (una bicicleta…)… pero lo que está claro es que cada día se cierran más transacciones vía móvil.

Mirando mis ventas en Amazon en lo que llevamos de Enero compruebo que el 30% se han cerrado ya a través del móvil. Y esto teniendo en cuanta que he podido perder ventas porque alguna de mis webs todavía no es responsive (espero subsanarlo en breve).

En mi hoja de ruta la conversión está por encima del SEO… y no hay dudas de que contar con una web mobile friendly mejora la conversión así que…

Posiblemente no te he descubierto nada nuevo con este post. Su objetivo es ser un simple recordatorios. Recordar en base a unos pocos números que que el móvil ya está aquí. Los mismos no están muy trabajados pero es que creo que no tiene sentido reinventar la rueda cuando ya sabemos lo que hay. ¿O acaso tu hoy no has navegado ya por internet a través de tu dispositivo móvil? 😉

Ser pequeño en internet también tiene ventajas

Hace un par de semanas hablé en este mismo blog sobre, en mi opinión, por qué cada día es más complicado vivir de internet. Todo lo que expliqué era basado en mi experiencia, la cual creo que está más asociada al autoempleo que a lo que se suele entender como emprendimiento. Y es que en mi aventura hasta el momento viajo solo y por tanto no tengo que pagar nóminas (aparte de la mía, claro), no hay oficina (mi casa), no hay inversión (ni por tanto, afortunadamente, gente esperando dividendos)…

Estas líneas no son para hablar de las virtudes del autoempleo (ya lo fueron estas), si no para comentar las ventajas que tenemos quienes somos pequeños. Pequeña también puede ser, por ejemplo, una empresa con los gastos muy controlados y que no ha recibido inversiones de terceros.

Todos estaremos de acuerdo en que en muchas ocasiones la clave para sacar un proyecto es la perseverancia. Ya sea montar un negocio, aprender un idioma o cumplir con cualquier objetivo. El que persevera suele acabar ganando. Pues ser pequeño te pone en un gran contexto para perseverar porque tienes costes mínimos (en mi caso poco más que hostings, dominios, cuota de autónomos y gestoría) lo que evita hipotéticos problemas gordos como el flujo de caja.

Al tener menos costes económicos, quizás con facturar un 10% que tu competencia te sea suficiente… y a ellos no. En esta situación el tiempo corre a favor del pequeño y es sencillo que mientras él se mantenga a flote sus rivales, antes o después, tengan que acabar cerrando.

Ser pequeño obviamente también va unido a las situaciones personales de cada uno. Yo no tengo hijos, no debo dinero (hipotecas, préstamos…) y tengo un dinerillo ahorrado que me permitiría resistir unos meses aunque los ingresos de mi negocio fueran inferiores a mis gastos personales.

Pero todo lo anterior con cabeza. Si te sacan del mercado porque la mayoría da un servicio mejor que el tuyosi no eres capaz de revertir la situación al final acabarás muriendo. Pero lo bueno de la situación es que tienes tiempo para hacer una buena transición (no tienes que dar la vuelta al negocio en 60 días porque el dinero de los inversores se acaba y no están dispuestos a dar más si no se alcanzan X ratios de ingresos… no igual pero sobre algo similar nos habló Rufo de la Rosa en el último Iniciador Madrid).

Obviamente también tiene desventajas. Bastantes. Pero creo que son más obvias, ¿no?

Y en mi caso en eso ando. Tiempo de turbulencias pero con tranquilidad relativa (desde el punto de vista que pasado mañana tengo qué comer) tratando de sacar mi barco a flote. Hay datos positivos que vislumbran algo de recuperación y mis nóminas (ingresos – gastos) siempre han sido superiores a mis gastos. Debo seguir perseverando.

Para cerrar este post decir claro que no busco reivindicar el autoempleo por encima del emprendimiento. Solo quiero compartir mi experiencia por si alguien le sirve. Con que le sea útil a una única persona, ya habrá cumplido su objetivo. 🙂

La seguridad laboral se acabó, tiempo de agentes libres

vicenc-martiSi el presente a nivel laboral es bastante incierto… el futuro tiene pinta de que lo va a ser más aún. Debemos de estar preparados para lo que venga.

Es por ello que me animo a compartir algunas de las ideas que defendió Vicenç Marti en una charla que dio en 2012. Aunque ha pasado tiempo de ella, creo que sigue plenamente vigente. Allá van las recomendaciones que dio Vicenç para afrontar con éxito la carrera laboral:

1.- Dominar el inglés. Debemos preguntarnos: ¿tengo inglés bilingüe? Si es tarde para ti, que no lo sea para tus hijos. Y si eres capaz, también el chino.

Añado otra cosa más, mi generación (comienzos de los 80) se ha quedado en este aspecto muy retrasada respecto a los jóvenes que ya han recibido una educación bilingüe. Ayer mismo se me “caía la baba” en el metro con un cuadrilla de chicas de en torno a los 16 años que le daban explicaciones sobre el metro de Madrid a una alemana.

Mi autoevaluación: Necesito mejorar. Consumo bastante información en inglés (especialmente en formato texto) pero de ahí no paso.

2.- Formarse cada día. Ya no hay excusas. La formación, gracias a internet, ya es gratis. Todos los cursos de Stanford están online. Vicenç  por ejemplo comentó que los mejores programadores que ha conocido son autodidactas. La “titulitis” está a punto de ser cosa del pasado. La gente se presentará a la entrevistas diciendo qué sabe hacer en lugar de donde ha estudiado.

Estoy muy de acuerdo con esto último. En mi opinión escribir un ebook de no ficción o mantener un blog personal es una buena forma de demostrar lo que uno sabe.

Además hay que “alimentar” el cerebro constantemente. Marti cada noche antes de irse a dormir ve un TED.

Mi autoevaluación: Lo intento, de verdad… aunque en este aspecto siempre se puede mejorar.

3.- La seguridad laboral se acabó… y casi mejor porque dicha (falsa) seguridad mata la creatividad, las ganas de progresar profesionalmente… La obsesión por la seguridad laboral es uno de los principales frenos a que ocurran cosas.

Es el momento de los agentes libres. El agente libre combina muchos roles profesionales (CEO, inversor, SEO, programador…) a la vez. De esta manera uno queda menos expuesto a la inestabilidad. Al final nos convertimos en alguien que participa de los beneficios de su propia compañía: Me INC. Adiós al concepto nómina. Hay que cambiar el “busco trabajo” por el “ser un agente libre”.

Mucho dicen “cuanto paro hay… voy a hacer un máster“. Esa no es la solución.

Mi autoevaluación: Lo intento, aunque soy reacio a embarcarme en algunas aventuras. Tengo diferentes webs, he escrito varios ebooks, en 2015 me he hecho el propósito de potenciar mi marca personal principalmente escribiendo desde esta tribuna, quizás en breve imparta algún curso como profesor…

4.- Deja de quejarte, no  sirve de nada. Creo que no hay nada más que añadir.

Mi autoevaluación: Lo intento… aunque he de reconocer que no siempre lo consigo.

5.- Optimismo… casi hasta un punto exagerado. Puede sonar excesivo, pero al final es esto lo que acaba provocando que sucedan cosas.

Mi autoevaluación: Claramente, necesito mejorar.

Y tú, ¿logras cumplir con los 5 puntos? ¿Estás de acuerdo con ellos? Me gustaría conocer tu opinión.

Foto: Vicenç Marti (Propiedad Akamon).

Por qué cada día es más complicado vivir de internet

Sin rodeos, el pasado 2014 he ingresado en torno a un 20% menos que el año anterior. Y digo en torno simplemente porque todavía hay alguna empresa que no me ha comunicado la cantidad que les he generado en el mes Diciembre y por tanto no tengo el balance cerrado.

Yo he seguido trabajando y creo, sinceramente, que no me he relajado. Es más, intuyo (no llevo registro de esto) que le he “metido” más horas al negocio este año que el pasado. Esto último no es algo de lo que quiera sacar pecho, ya que creo que he podido caer en algún momento en el temido “trabajar por trabajar” que siempre dice Tim Ferriss que hay que evitar. Pero por otro lado, como escuché en una ocasión decir a Jaume Ferré “en tiempos de crisis hay que trabajar el doble para ganar la mitad”. Aunque, afortunadamente, tampoco he llegado a esto último.

Entonces, ¿qué ha ocurrido? ¿Por qué cada día es más complicado vivir de internet? En mi opinión lo siguiente.

  • La competencia aumenta… y mucho. Y además a todos los niveles. Han llegado a internet compañías grandes, pequeñas startups, emprendedores con mucha y con poca experiencia… En función de los recursos que disponen unos se quedan con más parte del pastel y otros con menos… pero todos rebañan algo. Y ya se sabe, cuantos más comensales se sienten en tu mesa menos comida te va a tocar irremediablemente. Y esto no solo pasa en webs, también en ebooks, App’s…
  • Crisis económica. Si, amigos. Aunque algunos se empeñen en vociferar que la bonanza económica ya está aquí a pie de calle sabemos que no es así. Como bien dijo Martín Cabiedes clientes y consumidores son la clave para que un negocio funcione.
  • Google. El surtidor de tráfico líder sin ninguna duda para los que no tenemos músculo suficiente para comprar tráfico no deja de quedarse cada vez con más tráficoapuesta poco por la diversidad en sus resultados, posicionar un proyecto nuevo cada día es más lento…

Teniendo en cuenta que los anteriores son factores que no puedo controlar, ¿cómo sobrevivir a esta situación? Si, porque a corto plazo el objetivo es mantener la barca a flote. Cuando muchos competidores se vayan porque sus negocios no sean lo rentables que esperaban y la crisis económica afloje un poco, porque Google siempre va a ser Google, será el momento de recoger los frutos. Eso espero al menos. Pero mientras tanto…

  • Seguir trabajando día a día en mejorar la calidad de mis actuales activos, además de crear alguna nueva vía de ingresos que se adapte bien a este paradigma actual..
  • Sacar partido a mi, cada día mayor, experiencia como rentabilizador de proyectos en internet. Más sabe el diablo por viejo que por diablo dicen. Y por supuesto, seguir reciclándome y aprendiendo diariamente para poder adaptarme a un mundo tan rápidamente cambiante como este.
  • Afianzar mi marca personal. Sigo creyendo que, hoy ya pero sobre todo en el futuro, será clave en la carrera profesional de cada uno de nosotros. Como parte de ello voy a intentar escribir un post en esta mi página personal cada martes. Con este ya van 3 (hoy lo hecho en miércoles porque el martes era festivo). Intentaré también aportar más valor en mi cuenta de Twitter.
  • Además tengo pendiente mejorar en otros aspectos (¿propósitos para 2014?) como el networking (el día que me vaya de Madrid seguro que me arrepentiré de no haberlo hecho), invertir más €’s en cursos, libros…

Enseñanzas de Luis Martín Cabiedes para emprendedores

martin cabiedesHace unos días leí una muy interesante entrevista que le realizó Jaime Novoa a, uno de los bussines angels más prestigiosos de España, Luis Martín Cabiedes. Como ya comenté en Twitter, sea cual sea tu rol en internet deberías leerla.

Pero si no tienes tiempo o no te manejas muy bien con el inglés, a continuación comparto algunas opiniones de Martín Cabiedes relacionadas con los emprendedores. Estos temas son los que a mi personalmente más interesan, y por eso quiero dejarlas por escrito para esos días que me da por releer mi blog y reaprendo cosas.

Vamos allá:

– Hoy en día parece que cualquier persona puede ser un emprendedor… y si no un venture capital.

Emprender no va de de realizar discursos / presentaciones que impresionen a la gente… consiste en sentarte en tu escritorio y llevar a tu compañía hacia adelante.

– El problema para emprender hoy en España es la tasa de desempleo del 26% y el gasto de consumo más bajo que nunca. El mejor momento para emprender se da con una economía sana y en crecimiento… lo cual no ocurre hoy. Con la crisis actual es complicado encontrar consumidores y clientes. Muchas veces nos olvidamos de lo importante que es la salud de la economía para nuevas empresas. Clientes y consumidores son la clave para nuevas empresas, no inversores. Si no hay clientes, los inversores pueden hacer muy poco.

Los éxitos son una excepción. Yo vi las mismas cosas en Blablacar y en Rockola y una fue muy bien y la otra no.

Nota mental: Si hasta lo más grandes reconocen que fallan constantemente, como no me va a ocurrir lo mismo a mi.

– A pesar de que muchas personas creen que la empresas se crean de la nada, necesita tiempo construir una gran compañía. El de Blablacar es un bonito ejemplo, ya que nació en 2007 trabajando sin mucho ruido y alcanzando tasas de crecimiento impresionantes. Uno de los principales problemas que veo hoy en día en internet es que muchas empresas quieren crecer demasiado rápido. Los fundadores de Blablacar pasaron 3 o 4 años trabajando en una pequeña habitación de un manera humilde y sin hacer ruido… y ahora están empezando a recoger los frutos de ese esfuerzo.

– Privalia fue el primer éxito de comercio electrónico en España. Lucas Carné y José Manuel Villanueva son los mejores emprendedores que he conocido en mi vida. La idea no fue de ellos y además no era la más original del mundo pero la ejecutaron con una precisión increíble. Hicieron un gran trabajo: usaron su capital de manera muy eficiente y fueron capaces de crecer bien y rápido.

Nota mental: Es más importante la ejecución que la propia idea.