DDUWEP (17): Descanso y reflexión

En unas horas me voy de vacaciones. Y antes de ello quiero sacarme de la cabeza algunas reflexiones dejándolas por aquí escritas.

Tengo muchas esperanzas en estas vacaciones. No porque me vaya de vacaciones a Honolulú, sino por la necesidad que tengo de descansar… y de reflexionar sobre hacia donde quiero ir en el próximo curso.

Lo primero descansar. He estado un par de meses coqueteando con tomarme un periodo sabático con el objetivo de regenerar la cabeza… pero al final casi de podría decir que he ido en la dirección contraria. Hace medio año vivía en mi pueblo, con mis padres, trabajando a tope proyectos propios de marketing de afiliación y entrenando como atleta semiprofesional (8 sesiones de carrera a pie semanales). En las últimas semanas he vuelto a Madrid con mi pareja, he estado a bloque trabajando en un Side Project y sin poder correr por culpa de unas molestias que llevo meses arrastrando varios meses.

Todo esto, como ya comenté, se ha traducido en unos días de locura cuyo resultado es la sensación de necesitar las vacaciones más que nunca (tengo claro que el próximo año, esté en la situación que esté, tendré la misma sensación… las cosas de la mente). Los calurosos días madrileños también contribuyen a esta sensación de agotamiento.

Es increíble como me cuesta pelear con mi cabeza. Se que el descanso es necesario para  ser un buen profesional pero no puedo evitar sentirme mal si decido cogerme una semana más de vacaciones que otros años. Estos años que me he auto-entrenado con muy buenos resultados (participación en 8 Campeonatos de España Absolutos de Cross y uno de 10K en asfalto) tenía claro que un buen descanso era necesario para alcanzar mis objetivos. Parte de una planificación correcta es descansar lo suficiente. Como atleta lo aplico, como trabajador por cuenta propia no (o al menos me cuesta mucho).

Según escribo me doy cuenta de que el no desconectar fuera de mis “40 horas semanales” (la razón de las “” aquí) también ha sido un error. Sobre todo los fines de semana siempre acabo haciendo algo relacionado con el trabajo. En mis 2 últimos años de mi carrera como atleta me obligué a hacer un día de descanso total semanal (antes paraba un día cada 4 semanas) con el objetivo de regenerar y los resultados, creo (porque es imposible aislar variables), fueron muy buenos.

Pero aunque este verano lo dedique por encima de todo a descansar, también tiene que ser momento de ver hacia donde quiero ir en el futuro.

Tengo la sensación de que cada día el trabajar solo me pesa más y se me hace más cuesta arriba. Pero luego pasan cosas que cambian mi visión. Ayer estaba en un bar pensando en que no debía ser tan mala la vida de los camareros (horarios fijos, sueldo fijo, 0 preocupaciones laborales fuera de sus 40 horas…) cuando la persona con la que estaba me dijo que estaba pensando emprender porque creía que trabajar para uno mismo era mucho más gratificante. Y hablo de una persona que tiene una buena posición con un muy buen sueldo.

Lo de siempre. Tendemos a ver lo malo de nuestro trabajo mientras que solo vemos lo bueno del de los demás. Sobre esto también tendré que reflexionar este verano.

Pero aunque decidiera seguir como profesional independiente me siguen quedando muchas interrogantes por responder: ¿sigo con la afiliación o busco más clientes SEO? ¿Le doy unos meses más a mi Side Project (una muestra) o lo aparco?

También debo de dar respuestas a temas más personales como… ¿sigo como atleta o me paso a entrenador? En caso de colgar las zapatillas… ¿entrenador de atletismo (tendría que hacer el curso) o baloncesto (tengo titulación)?

Primero trataré de desconectar. Camping, cervezas, festivales… Después, con la cabeza un poco más despejada, he planificado otro periodo de descanso más familiar y tranquilo en el que será el momento de pensar en el futuro.

Llamarme friki, pero también he seleccionado lecturas diferentes para cada periodo de vacaciones. Para el primero novelas “fáciles”. Puro entretenimiento. Para el segundo Kahneman y Epstein. Confío que estos últimos puedan ayudarme a tomar mejores decisiones.

Pues nada, cierro el ordenador y tiro millas. Y aunque algunos días sueltos tendré que trabajar espero ser capaz de utilizar lo que resta de verano para descansar y reflexionar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *