DDUWEP (18): Persiguiendo todos los balones

Han pasado 490 días desde mi último DDUWEP (Diario de un webmaster en pijama). Tengo muchas cosas en la cabeza, y como siempre he pensado que escribir ayuda a ordenar las ideas me ha parecido hoy un buen día para continuar con este guadianesco diario.

Antes una puntualización. Si de verdad me creo lo anterior, ¿por qué llevo 490 días sin escribir aquí? Porque suelo hacerlo en cuadernos de papel. Al final lleva bastante más tiempo escribir algo organizado en el blog que hacer esquemas en un cuaderno que solo vas leer tu. Quizás tenga que volver a compartir más por aquí, como ya hice en otros muchos periodos de mi vida profesional.

Me centro en el tema. Desde hace varios meses estoy “corriendo” un side project en paralelo a mi actividad principal como SEO. Aunque puedan parecer mundos distintos tienen una core común: plantearse las preguntas correctas (lo más complicado, sin duda), recopilar los mejores datos posibles y tomar decisiones en base a lo anterior.

Pero hoy no voy a hablar del side project en si, sino de lo que supone empezar una nueva actividad desde abajo. Sin experiencia previa en tu curriculum.

En el recomendable podcast Hotel Jorge Juan escuché al multidisciplinar Álvaro Benito hablar de cómo fueron los inicios de su grupo de música Pignoise. Y comentó una cosa [34:40] que se me quedó grabada a fuego: “¿La clave de nuestro éxito? Nosotros perseguíamos todos los balones. Que había que tocar en un garito para 20 personas, tocábamos. Íbamos a todos los sitios.

Y en ese duro proceso estoy. No por dar charlas o incluso una clase para una Universidad gratis. No. Lo duro es que haya gente que te ofrezca la oportunidad que buscas… para que finalmente, poco a poco, se vaya diluyendo. O que una propuesta sea increíblemente buena hasta el punto de casi no poder dormir esa noche… para que al día siguiente sea corregida a la baja en un 80% bajo la premisa de mi jefe “no me destina presupuesto para esto y éticamente no quiero tener a gente trabajando para mi gratis”. Loable, pero lo podías haber preguntado antes porque altas expectativas desembocan en grandes decepciones.

Pero no queda otra que seguir. Aún cuando gente que te decepcionó vuelva a requerir tus servicios. Porque aunque en aquel momento no pudo ser, quizás ahora las circunstancias sean las propicias. Y porque, para que engañarnos, a día de hoy no tienes una oportunidad mejor.

La vida (creo) va de aprovechar cualquier oportunidad para meter un pie antes de que te cierren la puerta en las narices. De ir de derrota en derrota hasta la victoria. De perseguir cada cada balón. Aunque sea duro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *