DDUWEP (2): El vértigo de la vuelta

Se acabaron las vacaciones. “Manos a la obra” de nuevo tras 18 días de vacaciones. Desconexión total en los que solo trabajé un par de horas un día. Y a desconexión le llamó no entrar a mi cuenta de Gmail, no mirar Twitter (si me seguís comprobaréis que prácticamente solo lo uso a nivel personal), no hacer búsquedas en Google en las que estoy involucrado…

Arriesgado pero necesario. Desde 2010 me dedicó en exclusiva a rentabilizar mis propias webs y cada año he conseguido desconectar un poco más, hasta este verano que he llegado al culmen de mi obra. En el recuerdo quedan veranos conectándome con el móvil de mi pareja desde un camping (mis amigos os pueden confirmar que he sido de los últimos en tener un smartphone), yendo un par de horas cada 2 días a la casa de mi tío porque en el pueblo era el único de la familia con internet o currando lo que se pudiera en un autobús.

Cuando trabajas solo y desde casa no es fácil desconectar pero es crucial, porque tengo claro que es una carrera de mucho mucho fondo (¿hasta los 65 años?). Así que, en este sentido, hay que aprovechar el verano todo lo que se pueda.

Pero he de reconocer que el vértigo de la vuelta se acrecenta a medida que el calendario va descontando días. El miedo a abrir el Gmail y las hojas de cálculo y encontrárse “bombas”. Ya me pasó un verano: a las 2 horas de mi vuelta de vacaciones comprobé que Google había penalizado mi web principal. Un día muy jodido, no se me olvidará.

Ayer llegué a mi casa sobre las 19…. y a las 20 abrí Gmail. Me la jugué a no encontrar nada grave… buscando dormir “a pierna suelta” mi último día de vacaciones para compensar un día que había comenzado en Berlín a las 5 de la mañana. Y lo logré. 8 horas y medio como colofón a unas muy buenas vacaciones con personas increíbles.

He cargado pilas. Incluso las las suficientes para seguir adelante con mi “Diario de un webmaster en pijama”.

Pd: Tras toda la mañana trabajando sigo sin encontrar nada preocupante. Siempre hay cosas que podrían haber ido mejor… pero no me quejo. 🙂

Pd2: Debo reconocer que también tengo la ventaja de que mi único cliente tiene la suficiente confianza para haberme llamado por teléfono si hubiera aparecido alguna anomalía. 😉

Un pensamiento en “DDUWEP (2): El vértigo de la vuelta

  1. Pingback: DDUWEP (3): Toca planificar, toca bar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *