Ser pequeño en internet también tiene ventajas

Hace un par de semanas hablé en este mismo blog sobre, en mi opinión, por qué cada día es más complicado vivir de internet. Todo lo que expliqué era basado en mi experiencia, la cual creo que está más asociada al autoempleo que a lo que se suele entender como emprendimiento. Y es que en mi aventura hasta el momento viajo solo y por tanto no tengo que pagar nóminas (aparte de la mía, claro), no hay oficina (mi casa), no hay inversión (ni por tanto, afortunadamente, gente esperando dividendos)…

Estas líneas no son para hablar de las virtudes del autoempleo (ya lo fueron estas), si no para comentar las ventajas que tenemos quienes somos pequeños. Pequeña también puede ser, por ejemplo, una empresa con los gastos muy controlados y que no ha recibido inversiones de terceros.

Todos estaremos de acuerdo en que en muchas ocasiones la clave para sacar un proyecto es la perseverancia. Ya sea montar un negocio, aprender un idioma o cumplir con cualquier objetivo. El que persevera suele acabar ganando. Pues ser pequeño te pone en un gran contexto para perseverar porque tienes costes mínimos (en mi caso poco más que hostings, dominios, cuota de autónomos y gestoría) lo que evita hipotéticos problemas gordos como el flujo de caja.

Al tener menos costes económicos, quizás con facturar un 10% que tu competencia te sea suficiente… y a ellos no. En esta situación el tiempo corre a favor del pequeño y es sencillo que mientras él se mantenga a flote sus rivales, antes o después, tengan que acabar cerrando.

Ser pequeño obviamente también va unido a las situaciones personales de cada uno. Yo no tengo hijos, no debo dinero (hipotecas, préstamos…) y tengo un dinerillo ahorrado que me permitiría resistir unos meses aunque los ingresos de mi negocio fueran inferiores a mis gastos personales.

Pero todo lo anterior con cabeza. Si te sacan del mercado porque la mayoría da un servicio mejor que el tuyosi no eres capaz de revertir la situación al final acabarás muriendo. Pero lo bueno de la situación es que tienes tiempo para hacer una buena transición (no tienes que dar la vuelta al negocio en 60 días porque el dinero de los inversores se acaba y no están dispuestos a dar más si no se alcanzan X ratios de ingresos… no igual pero sobre algo similar nos habló Rufo de la Rosa en el último Iniciador Madrid).

Obviamente también tiene desventajas. Bastantes. Pero creo que son más obvias, ¿no?

Y en mi caso en eso ando. Tiempo de turbulencias pero con tranquilidad relativa (desde el punto de vista que pasado mañana tengo qué comer) tratando de sacar mi barco a flote. Hay datos positivos que vislumbran algo de recuperación y mis nóminas (ingresos – gastos) siempre han sido superiores a mis gastos. Debo seguir perseverando.

Para cerrar este post decir claro que no busco reivindicar el autoempleo por encima del emprendimiento. Solo quiero compartir mi experiencia por si alguien le sirve. Con que le sea útil a una única persona, ya habrá cumplido su objetivo. 🙂

2 pensamientos en “Ser pequeño en internet también tiene ventajas

  1. ShowMeTheViral.com

    Correcto Luis! Tu web de zapatillas no necesita facturar 18.000€ al mes como runnincs, con que facture un 10% es decir 1800€ imagino que estarás satisfecho. Yo también lo estaría 😉 Es un buen sueldo 😀 Además tu eres programador, así que si te lo curras puedes hacerte tu propio runnics y darles para el pelo. Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *