Archivo de la categoría: mi filosofia

Mago More, el Tim Ferriss español

Si hay un libro que me haya cambiado los esquemas en los últimos años este ha sido “La semana laboral de 4 horas“. Una sensación parecida he tenido al leer “Superpoderes Del Éxito Para Gente Normal”. Es más, he llegado a considerar a su autor (Mago More) el Ferriss español ya que comparten consejos de productividad (80/20, Ley de Parkinson, trabajo en tandas…), filosofía de vida (es más importante el tiempo que el dinero)…

¿Cómo llegue hasta él? Primero escuché una entrevista al Mago More hablando de su libro en Radio Fitness Revolucionario en la que me pareció un tipo muy interesante. Fui a Amazon.es y vi que el libro, tras más de 100 opiniones, tenía una valoración media de ¡5 estrellas! Además me enteré de el beneficio del libro estaba destinado íntegramente a causas benéficas. Tenía que comprarlo. Acerté.

El propio More dice en su libro que “escribir es un proceso de reflexión que permite interiorizar conceptos”. Siguiendo su consejo voy a aprovechar el blog para destacar algunos puntos que me han gustado especialmente. 😉

Filosofía de vida

No hay bien más preciado que tu tiempo. Durante tu vida podrás conseguir dinero, pero nunca recuperarás tu tiempo. Uno de los principales arrepentimientos de la gente antes de morir -> Ojalá no hubiese trabajado tanto.

Un hábito fundamental es ver el lado positivo de las cosas. Las crisis se convierten en oportunidades… pero solo si estás atento.

En lugar de refugiarte en la impotencia, practica la resilencia (capacidad que tenemos los seres humanos para salir fortalecidos frente a las adversidades).

No hay que obsesionarse con el futuro. Cuando pase lo que tenga que pasar ya te preocuparás. Obsesionarte con el futuro te atormenta innecesariamente, porque la mayoría de las veces anticipas problemas que luego nunca suceden.

Cuando eres consciente de escuchar, te vas a dar cuenta de la cantidad de cosas que aprendes de los demás y de que te vuelves más simpático para los demás. No hay cosas que más le guste a la gente que le escuchen. Y la primera regla para escuchar es callarse.

Aunque tu risa sea forzada, afecta significativamente a tu estado de ánimo.

Gastar dinero en los demás es más beneficioso en términos de felicidad personal que gastarlo en uno mismo.

El hombre pierde su salud para ganar dinero y después pierde su dinero para recuperar su salud.

La posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante” Paulo Coelho.

Productividad

Me gusta distinguir entre mis metas o mis sueños (aquellos proyectos profesionales o personales que realmente marcan la diferencia, que hacen soñar con un futuro más atractivo, personal o profesionalmente) y el infinito.

Intentar hacer todo a la vez es el camino más rápido hacia el fracaso.

Lo siguiente justamente lo había visto en un TED 48 horas de leerlo en el libro:

Nos pasamos la vida liados y no nos paramos a pensar si estamos haciendo las cosas bien. Párate a afilar el hacha.

El pomodoro de Francesco Cirillo puede ser una gran técnica de productividad. (Puede que estés pensando que 4 pomodoros no son más 100 minutos y que eso es muy poco. Te diré que 100 minutos sin interrupciones es una auténtica barbaridad).

Revisa el mail solo 2 veces al día. A media mañana y a media tarde. Si lees el e-mail a primera hora ya has entrado en el infinito.

Siempre es mejor tener un mal método que no tenerlo.

 

Para llevar una vida plena y exitosa More también aboga por llevar unos hábitos de vida saludables (ejercicio, nutrición, dormir bien y meditación) que desarrolla en diferentes e interesantes capítulos. Una recomendación de More respecto a esto: Intenta hacer tus hábitos nada más levantarte. Es el mejor momento del día, tienes tu fuerza de voluntad a tope.

A día de hoy no puedo decir que este libro me haya cambiado la vida… pero tiene potencial para hacerlo. De momento estoy empezando a trabajar con la técnica de productividad Pomodoro y he empezado a meditar por las mañanas. ¿Te animas tu a sumar superpoderes a tu arsenal?

Daryl Morey, estadísticas y economía conductual

Daryl Morey, general manager de los Houston Rockets de la NBA, es un firme creyente en las estadísticas avanzadas aplicadas al baloncesto. Una “ciencia” muy en auge en los deportes profesionales norteamericanos tras el éxito de los Oakland Athletics de béisbol. La historia de esta revolución capitaneada por Billy Beane está perfectamente recreada en Moneyball.

El autor de Moneyball es Michael Lewis, quien en su último libro cuenta la historia de Daniel Kahneman y Amos Tversky a los que se les atribuye ser los “padres” de la economía conductual. Precisamente en uno de sus capítulos Lewis cuenta como Morey aplica el uso de las estadísticas y la economía conductual a su trabajo.

Lo que explica se puede aplicar perfectamente a los negocios en internet (en USA ya abogan porque el Moneyball se puede aplicar a cualquier industria):

  • ¿Cuál será el precio de la gasolina dentro de 10 años? La respuesta perfecta no existe, pero las estadísticas pueden ayudar a dar una respuesta que sea un poco mejor que la simple especulación.
  • Los datos ayudan a incrementar las probabilidades de predecir el futuro.
  • Busco modelos estadísticos para el baloncesto. Es lo mismo que hacen los traders de Wall Street, los responsables de las campañas a la presidencia de Estados Unidos y todas las compañías de internet que tratan de predecir que es lo que quieren comprar los consumidores.
  • Tengo poca fe en mi instinto. Creo que tengo suficientes evidencias para afirmar que mi instinto no es bueno tomando decisiones.
  • Los límites de los modelos estadísticos invitan a incluir el juicio humano dentro del proceso de decisión. Los humanos en ocasiones tenemos información no incluible dentro de los modelos.

En la parte relacionada con la economía conductual (Behavioural Economics) Morey hace hincapié en que trata de no caer en errores relacionados con los siguientes sesgos:

  • Sesgo de confirmación (confirmation bias): Tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencia e hipótesis. Ejemplo: Si no te gusta un jugador de baloncesto dirás que no tiene posición definida. Si te gusta es porque es un jugador polivalente.
  • Efecto dotación (endowment effect): Pedimos mucho más por desprendernos de algo que ya tenemos (pérdida) que lo que estaríamos dispuestos a pagar por adquirirlo (ganancia). Es decir, damos más valor a cosas simplemente por el hecho de ser nuestras. A esto se achaca que cueste tanto que baje el precio de los pisos.
  • Present Bias: Valorar por encima de todas las cosas el presente. Esto provoca que nuestros impulsos a corto plazo nos distraigan de nuestras metas a largo plazo. Ejemplo: Decides comenzar una dieta pero hoy te comes un pastel porque por romper un día las reglas no pasa nada. En tu cabeza en el futuro no tendrás problemas para seguir la dieta.
  • Sesgo retrospectivo (hindsight bias): Tendencia que tenemos a mirar algún resultado y asumir que era predecible todo el tiempo. Ejemplo: El portero de tu equipo de fútbol falló el domingo. El lunes todos sabíamos que tenía que el entrenador tenía que haber alineado al otro portero.
  • Sesgo de disponibilidad (availability bias): La información y los datos más aceptados, recientes, o prontamente disponibles, son seleccionados con prioridad por nuestro cerebro.

Morey, quien tuvo en Houston como mano derecha a Sam Hinkie, reconoce que estaba frustrado porque su modelo estadístico no funcionaba tan bien como él proyectaba. Al descubrir los sesgos anteriores se dio cuenta de que el problema no era solo del modelo (que también, ya que un modelo no puede predecir el futuro al 100%) sino que parte de las decisiones que tomaba en base a los resultados eran elegidas erróneamente (de forma inconsciente) por su mente.

En resumen, todos tenemos prejuicios a la hora de tomar decisiones. En los negocios las estadísticas nos pueden ayudar a tomar decisiones de una manera más eficaz pero primero debemos conocer cómo funciona nuestro cerebro al tomar decisiones y trabajar para superar las trampas cognitivas que suelen conducir a errores.

Aprendiendo del villano de la NBA: Sam Hinkie

La semana pasada Sam Hinkie presentó su renuncia como general manager de los Philadephia 76ers de la NBA. Lo que para muchos ha sido sorprendente es que después de 3 temporadas de resultados muy pobres dimitió él, no fue despedido (aunque realmente le abrieron la puerta colocándole un jefe cuando hasta ese momento era él el máximo responsable de su parcela).

Su plan se basó en sacrificar todo el corto plazo en favor del largo. A pesar de los malos resultados había gente que apreciaba el trabajo de Hinkie. Pero otros muchos celebraron la salida de un dirigente que incluso para la propia NBA se había convertido en uno de los “villanos” de la competición.

Para presentar su renuncia escribió a los inversores de los 76ers una más que interesante carta de 13 páginas que se ha acabado filtrando a la prensa. Recomiendo su lectura. Hay varios puntos extrapolables a cualquier apecto de la vida. Por ejemplo:

  • Para ser exitoso en una liga con 30 competidores intensos es necesario encontrar nuevas y mejores formas de resolver los diferentes desafíos. El problema es que en el corto plazo no se suele traducir en progreso la inversión en innovación. Abraham Lincoln dijo “dame 6 horas para cortar un árbol y las 4 primeras las pasaré afilando el hacha“.
  • Hay que divorciar el proceso del resultado. Se puede haber hecho algo de forma correcta por las razones equivocadas. Y ser (inmerecidamente) agasajado por ello. También uno puede equivocarse habiendo tenido en cuenta las razones correctas.
  • “Hay algunos requisitos previos para inventar … Hay que estar dispuesto a fracasar. A pensar a largo plazo. A ser mal interpretado por largos períodos de tiempo“. Jeff Bezos.
  • Para innovar se requiere una exploración real. Una búsqueda persistente de probar (y fallar) para seguir hacia adelante con una nueva herramienta, una nueva técnica, una nueva visión. Por desgracia la primera innovación a menudo ni siquiera es del todo útil, pero puede proporcionar el camino a seguir.
  • Si Amazon tiene un buen trimestre es debido al trabajo que 3, 4, 5 años atrás, no por lo hecho ese trimestre.” Jeff Bezos. Golden State Warriors fue campeón de la NBA en 2015, pero adquirió a sus jugadores claves en 2009 (Stephen Curry), 2011 (Klay Thompson) y 2012 (Draymond Green). Pregunta qué equipo quiere a un Kevin Garnett en su prime y todos te dirán que ellos. ¿Pero quién hizo el trabajo previo los tres o cuatro años anteriores para estar preparado para aprovechar una oportunidad así? Prácticamente solo los Boston Celtics. Peter Holt, CEO de San Antonio Spurs, dijo después de firmar LaMarcus Aldridge :”Nuestro general manager (R. C. Buford) vino con el plan de fichar a LaMarcus hace tres o cuatro años. Hemos trabajado en ello durante todo este tiempo para poder conseguirlo.”
  • Si quieres tener un éxito tienes que estar, con frecuencia, dispuesto a hacer algo diferente de la manada. “Hay que salirse del consenso estando en lo correcto”. Howard Marks. Hay que encontrar alguna manera de tener un punto de vista diferenciado de las masas. Y tiene que ser correcto. Si falla una de las dos premisas el objetivo no se cumplirá. Pero es difícil emocional e intelectualmente. “En general es mucho más cómodo tener la gente de acuerdo contigo.” Seth Klarman.
  • Desarrollar puntos de vista contrarios requiere pensar diferente. ¿Qué jugador está más infravalorado? Contrátalo para tu equipo. ¿Qué axioma de baloncesto es más probable que no sea verdad? Haz lo contrario. ¿Cuales son los sumideros de energía de su organización? Elimínalos. Deja de esperar que ocurran cosas buenas y desarrolla una estrategia para que las cosas sucedan.
  • Hay que ser capaz de tolerar la incertidumbre. Puede ser muy difícil, especialmente cuando las apuestas son altas. Pero es fundamental para la toma de decisiones racionales en el largo plazo. Todos estamos tentados a simplificar algo cuando es difícil pensar, simplemente para sacar la idea de nuestra cabeza catalogándola de imposible. En algunas decisiones las incertidumbres son salvajes. En esas situaciones hay que encontrar una manera de conseguir estar cómodo con esa variedad de resultados. Si no puedes vivir con ello estás condenado a tener en tu vida muchas menos opciones para elegir (lo que conduce a largo plazo a menos y menos resultados).

Habrá gustado más o menos la gestión de Hinkie, pero para mi es irrefutable que de su carta se puede aprender mucho.

La suerte

¿Existe la suerte? Me decanto por el no. Está claro que se pueden tener golpes de suerte, pero la vida de las personas no está marcada por la suerte. Muchas veces decimos alegremente “que bien le va a esa persona, que suerte tiene”… pero detrás de una privilegiada posición suele haber trabajo duro.

Sobre todo esto llevo reflexionando los últimos días, ya que un par de golpes de suerte me han hecho cumplir uno de mis objetivos invernales. Y aunque era un objetivo que me marqué como atleta, creo que es extrapolable a todas las facetas de la vida (profesional / laboral incluida, por supuesto).

Me remontaré 20 años atrás. Por aquellos tiempos jugaba a baloncesto, y empecé a ser convocado por la selección Navarra de baloncesto. Entrenamientos dominicales, alguna concentración veraniega y un par de partidos amistosos. Mi pico como jugador de baloncesto fue a los 16 años (es triste reconocerlo, pero de ahí en adelante mi nivel se estancó e incluso decreció), temporada en la que el Campeonato de España de selecciones Autonómicas se disputaba precisamente en Pamplona. Pero por una serie de circunstancias mis padres decidieron que dejara la selección y me quedé sin defender a mi comunidad en un Campeonato de España. Entendí la decisión pero la espinita quedó ahí. Todavía guardo el recorte de periódico en que el seleccionador navarro decía que la selección que Navarra presentó a aquel campeonato no estaba formada por los mejores jugadores de la comunidad. Quizás no lo decía por mi pero me sentí aludido.

baloncesto-navarra-cadete-1998

Salto al verano de 2015. Ya llevo un par de temporadas federado como atleta. Acuerdo con mi club preparar el cross largo para tratar de ayudarles a lograr la clasificación al Campeonato de España de Campo a Través de Clubes. Una idea comienza a rondar por mi cabeza: ¿sería posible 18 años después sacarme aquella espina y representar a Navarra en un Campeonato de España? Unos meses antes me había quedado a unos 50 segundos del último seleccionado en el Campeonato de Navarra de Cross Largo. El reto era ambicioso pero, ¿por qué no intentarlo?

Desde finales de Agosto me puse a entrenar con ese objetivo en la cabeza. Mucho entrenamiento, más que nunca. El objetivo llegar lo más fuerte posible a la prueba clave y con mi mejor actuación posible tratar en un solo golpe de clasificar a mi club para el Campeonato de España y ser seleccionado por Navarra. Por el camino decidí participar en todas las pruebas del calendario Navarro de Campo a Través como preparación y además para darme un poco a conocer (mi nivel no está entre la élite navarra por lo que fuera de mi ciudad nadie me conoce como atleta).

El día llegó y yo saqué todo lo que había “cosechado” en los anteriores meses de duro trabajo. Suficiente para cumplir con el objetivo de mi club, pero (yo pensaba que) insuficiente para ser convocado para el Campeonato de Selecciones Autonómicas.

2 semanas antes de la disputa del Campeonato de España me comunicaron que había sido seleccionado. Me quitaba la espina. Cerraba el circulo. Defendería a Navarra en un Campeonato de España 18 años después.

luis-clausin-navarra-2016La suerte me acompañó. Varios atletas navarros renunciaron por diversos motivos a participar y además el Campeonato de España se iba a celebrar cerca de nuestra comunidad lo que provocaba que Navarra convocara a más atletas de los que suele llevar cuando el viaje incluye más comidas y alojamiento).

Quizás pienses que me contradigo. Comencé diciendo que no creía en la suerte para acabar reconociendo que un par de golpes de suerte posibilitaron que alcanzara mi objetivo. No te quedes en la superficie. Entrené más que nunca, peleé en cada una de las pruebas del campo a través navarro, creí en mis posibilidades… Aboné el terreno y luego la suerte puso el broche final. Sin lo primero, ya podía tener toda la suerte del mundo que no iba a ser convocado. La confirmación del “cuanto más trabajo más suerte tengo”.

Pd: Al final únicamente puede acabar en el puesto 119 de los 130 llegados a meta. Seguro que los 118 que me precedieron entrenaron más y mejor que yo en los últimos años. No lograron una mejor clasificación porque tuvieron más suerte que yo. 😉

Recomendaciones de “Vivir sin jefe” para trabajar por tu cuenta

vivir-sin-jefeRecientemente he vuelto a leer el libro Vivir sin jefe” de Sergio Fernández. Para mi es un 5 estrellas, y como tal lo he puntuado en Amazon (en los últimos meses estoy compartiendo mi opinión sobre todos los libros que leo, si estás interesado en las mismas puedes verlas aquí).

A diferencia de la primera vez, y debido a la información de gran calidad que atesora, lo he leído con papel y lápiz al lado. A continuación comparto mis apuntes:

No te dediques a algo por lo que no sientas pasión. Como dijo Steve Jobs: “Sigue hambriento, sigue alocado”. ¿A qué te dedicarías si tuvieras todo el dinero del mundo? ¿Qué harías si tuvieras garantía al 100% de que vas a tener éxito?

Deja tus objetivos por escrito. Para llegar a un sitio antes debes saber a dónde quieres llegar. Por eso debes escribir tus objetivos profesionales, económicos y personales para cada año.

Plantearte objetivos económicos anuales ayuda a cumplir los objetivos de facturación de forma más relajada. Si te impones objetivos de facturación mensuales y no los cumples, te preocuparás y empezarás a pensar en la ruina (uno de los miedos recurrentes de todo emprendedor). Esto, irremediablemente, provocará que estés menos fresco para seguir trabajando de cara a alcanzar tus objetivos. Trabaja todos los días como la misma intensidad y buen humor y conseguirás lo que te hayas propuesto.

Plantearse objetivos focaliza la energía y proporciona sensación de bienestar.

Dedícate a tu propio negocio. Externaliza todo lo que no esté relacionado con el corazón de tu negocio (renta, limpieza…). Centrarte en lo importante es lo que te dará el salto de calidad.

Camina hacia la independencia financiera. Quita de en medio las partes de tu negocio que menos rentables te están siendo, las cuales te están ocupando recursos (tiempo) que podrías estar utilizando más eficazmente.

Créate un colchón (económico) de seguridad. Un emprendedor, casi seguro, antes o después lo necesitará.

Reduce gastos, invierte en activos… El objetivo es alcanzar la independencia financiera que un día te permita no trabajar por dinero.

No pienses que hay que crecer siempre. El miedo a quedarse sin trabajo casi ancestral de todos los emprendedores conduce a situaciones insostenibles. Crecer es también encontrar trabajos más rentables e ir deshaciéndose del resto.

El éxito se inventó para disfrutarlo. Por favor, no mueras de éxito.

Comprende que existen diferentes tipos de éxito. Si únicamente te concentras en ganar dinero es probable que tu actividad emprendedora fracase.

Ofrece un valor añadido. Si no serás uno más del montón. ¿Qué puedes ofrecer a tus clientes que estos no esperen?

Dedícate a lo importante, no a lo urgente. Trabaja mejor, no más. Si dedicas una parte importante de tus recursos a pensar estratégicamente cada vez tendrás menos urgencias. Además todo lo que parece que es urgente normalmente no lo es tanto.

Pon los contadores a cero de vez en cuando. Es importantísimo deshacerte tanto de objetos inútiles como de tareas pendientes. Permite despojarse de viejas ideas y empezar un nuevo ciclo de vida con energía fresca y limpia.

Asegura tus bienes profesionales. Haz copias de seguridad, etc. Es una buena idea mantener una copia de seguridad fuera de su casa para protegerte contra robos, incendios…

Ten claro que lo que más valoran de ti cuando te contratan es la confianza. Los negocios (y el mundo) se mueven en base a la confianza

Debes saber vender. Si no te gusta la actividad comercial poco tienes que hacer como emprendedor. Debes ser capaz de:

  • Explicar qué haces o qué puedes hacer.
  • Explicar de manera correcta qué trabajo vas a desarrollar.
  • Dar un precio sin que te tiemble la voz, sin dudar y sin dar explicaciones.
  • Soportar el miedo al rechazo.
  • Entender que suele ser más rentable fidelizar clientes que encontrar otros nuevos.

Vender es pararse a pensar que necesita la persona con la que está hablando y cruzar esa información con aquello que le puedes ofrecer. Vender es escuchar, entender, encontrar una necesidad y luego ofrecer algo que pueda satisfacerla.

No analices demasiado. Demasiado análisis está reñido con la acción.

No prometas un tiempo de entrega demasiado ajustado.

Habla con tus clientes, proveedores, colaboradores… No te escudes en la falta de tiempo. Es recomendable hacerlo más allá del ámbito laboral. Escribir a amigos, etc. y saber cómo les va le hace sentirse a uno más feliz.

Habla de lo que hay que hablar (criticarte a ti mismo hace crecer la desconfianza) y escucha lo que hay que escuchar (cambia el “eso es posible” por el “cómo podemos trabajar para que eso sea posible”). Huye de charlas que en vez de dar energía la quiten.

Agrupa tareas a realizar. La agrupación aumenta la efectividad de cualquier trabajo, pero también la calidad de vida ya que el estrés disminuye cuando se hace una única cosa a la vez.

Publicítate correctamente. ¿Qué información va a aparecer en tus tarjetas de visita, redes sociales, web personal…? Practica el ego-surfing, ¿qué aparece en internet sobre ti? La publicidad no es un gasto, es una inversión.

Sin perseverancia no hay desarrollo. La suerte está al lado de los perseverantes. Si lanzas muchas propuestas comerciales, haces muchas llamadas o hablas con muchas personas acabarás teniendo la suerte de tu lado.

Haz algo que te haga ilusión todos los días. De la misma manera que un coche no puede funcionar indefinidamente sin ir a la gasolinera o al taller, las personas tampoco. Tu también necesitas recargar combustible yendo a tu propia gasolinera (haciendo cosas que te hagan ilusión) y al taller (vacaciones).

No hay que olvidar tampoco que es imposible estar siempre al 100%. Además parar un día a descansar te recuerda que eres tu quien tiene el control de la situación.

Es obligatorio detenerse a mirar el mapa. Solo así sabrás que vas por la dirección correcta.

Es crucial saber gestionar la interrupción.

Aplica el principio de la mejora constante. La mejora constante es una forma de vida.

Elimina tus sumideros de energía. Si no estás rebosante de energía y vitalidad no podrás sacar adelante tu trabajo… ni tampoco el resto de asuntos de tu vida. Haz (o no) las tareas que tengas pendientes… pero no dudes. Pon a cero periódicamente tu contador de asuntos pendientes.

Ama la incertidumbre. Si no la amas, si no tienes fe en tus capacidades y en que las cosas van a salir bien (aunque haya tanta niebla que no seas capaz de ver más allá de un metro) estás abocado a pasarlo realmente mal como emprendedor.

Analiza el tiempo o los recursos que dedicas a cada cliente. Como referencia decir que el autor del libro anota el tiempo que dedica a cada tarea profesional por periodos de 15 minutos.

Ponerse en barbecho de vez en cuando. Es prácticamente imprescindible tomarse un tiempo sabático de vez en cuando para regenerarse. Al igual que las tierras que si no se ponen en barbecho periódicamente caen los rendimientos que producen.

Dedica tiempo a reciclarte. Reciclarse es una de las mejores formas de tomar ideas nuevas que te permitan mejorar el desempeño de tu trabajo. La idea adecuada en el momento justo puede cambiarnos la vida.

Desdramatiza el error y aprende de él.

No trabajes más, trabaja mejor. Afila el hacha.

Divierte a lo largo del camino. Es la clave.

* En rojo lo más imprescindible, en opinión de Sergio Fernández, para sobrevivir como emprendedor.

La seguridad laboral se acabó, tiempo de agentes libres

vicenc-martiSi el presente a nivel laboral es bastante incierto… el futuro tiene pinta de que lo va a ser más aún. Debemos de estar preparados para lo que venga.

Es por ello que me animo a compartir algunas de las ideas que defendió Vicenç Marti en una charla que dio en 2012. Aunque ha pasado tiempo de ella, creo que sigue plenamente vigente. Allá van las recomendaciones que dio Vicenç para afrontar con éxito la carrera laboral:

1.- Dominar el inglés. Debemos preguntarnos: ¿tengo inglés bilingüe? Si es tarde para ti, que no lo sea para tus hijos. Y si eres capaz, también el chino.

Añado otra cosa más, mi generación (comienzos de los 80) se ha quedado en este aspecto muy retrasada respecto a los jóvenes que ya han recibido una educación bilingüe. Ayer mismo se me “caía la baba” en el metro con un cuadrilla de chicas de en torno a los 16 años que le daban explicaciones sobre el metro de Madrid a una alemana.

Mi autoevaluación: Necesito mejorar. Consumo bastante información en inglés (especialmente en formato texto) pero de ahí no paso.

2.- Formarse cada día. Ya no hay excusas. La formación, gracias a internet, ya es gratis. Todos los cursos de Stanford están online. Vicenç  por ejemplo comentó que los mejores programadores que ha conocido son autodidactas. La “titulitis” está a punto de ser cosa del pasado. La gente se presentará a la entrevistas diciendo qué sabe hacer en lugar de donde ha estudiado.

Estoy muy de acuerdo con esto último. En mi opinión escribir un ebook de no ficción o mantener un blog personal es una buena forma de demostrar lo que uno sabe.

Además hay que “alimentar” el cerebro constantemente. Marti cada noche antes de irse a dormir ve un TED.

Mi autoevaluación: Lo intento, de verdad… aunque en este aspecto siempre se puede mejorar.

3.- La seguridad laboral se acabó… y casi mejor porque dicha (falsa) seguridad mata la creatividad, las ganas de progresar profesionalmente… La obsesión por la seguridad laboral es uno de los principales frenos a que ocurran cosas.

Es el momento de los agentes libres. El agente libre combina muchos roles profesionales (CEO, inversor, SEO, programador…) a la vez. De esta manera uno queda menos expuesto a la inestabilidad. Al final nos convertimos en alguien que participa de los beneficios de su propia compañía: Me INC. Adiós al concepto nómina. Hay que cambiar el “busco trabajo” por el “ser un agente libre”.

Mucho dicen “cuanto paro hay… voy a hacer un máster“. Esa no es la solución.

Mi autoevaluación: Lo intento, aunque soy reacio a embarcarme en algunas aventuras. Tengo diferentes webs, he escrito varios ebooks, en 2015 me he hecho el propósito de potenciar mi marca personal principalmente escribiendo desde esta tribuna, quizás en breve imparta algún curso como profesor…

4.- Deja de quejarte, no  sirve de nada. Creo que no hay nada más que añadir.

Mi autoevaluación: Lo intento… aunque he de reconocer que no siempre lo consigo.

5.- Optimismo… casi hasta un punto exagerado. Puede sonar excesivo, pero al final es esto lo que acaba provocando que sucedan cosas.

Mi autoevaluación: Claramente, necesito mejorar.

Y tú, ¿logras cumplir con los 5 puntos? ¿Estás de acuerdo con ellos? Me gustaría conocer tu opinión.

Foto: Vicenç Marti (Propiedad Akamon).

Por qué considero el CRO más importante que el SEO

CRO > SEOComienza oficiosamente el curso 2014/15. Y una de las primeras cosas que he hecho al iniciar esta nueva “temporada” laboral es poner un post it en mi ordenador con el siguiente mensaje: CRO (Conversion Rate Optimization) > SEO (Search Engine Optimization).

Sé que no es rompedor, ya que lo anterior no deja de ser una repetición del manido mantra “beneficios es más importante que las páginas vistas“, pero de esta forma quiero que no se me olvide reforzar mi apuesta por esta filosofía para mis proyectos. Siempre lo he tratado de hacer, pero reconozco que en ocasiones me he desviado del camino.

Los principales motivos por lo que creo que es beneficioso anteponer el CRO al SEO son los siguientes:

  • Los beneficios son la métrica más importante. Desde este punto de vista, es más interesante doblar tu CRO que tu tráfico SEO (el crecimiento del tráfico y de los ingresos casi nunca es lineal).
  • El número de webs crece cada día, cosa que no ocurre con el número de nuevos usuarios que se incorporan a internet. Además el número de webs de calidad suben (muchas webs de empresas). Suma de lo anterior: captar tráfico cada día es más complicado.
  • A lo anterior hay que sumar que Google, el mayor surtidor de tráfico vía SEO, cada día se queda más tráfico para si.
  • En el SEO dependes de terceros (básicamente de un tercero, Google), en el CRO no tanto. Esto es algo que nos debemos de plantear seriamente todos los websmasters: reducir nuestra Googledependencia.

Eso si, tampoco hay que perder el norte. Sin tráfico, es imposible lograr ingresos. Por tanto para los nuevos proyectos que estoy montando no queda otra que 1º tráfico (SEO por ejemplo) y 2º conversión (CRO).

Consejo SEO (aplicable a todos los aspectos de la vida): evita entrar en modo pánico

Desde hace varios meses estoy muy enganchado al ajedrez. Esto me llevó hace unas semanas a comprar el libro “Jaque mate: Estrategias ganadoras del ajedrez para aplicar a tu negocio” escrito por el Gran Maestro Internacional Miguel Illescas (podéis leer mi opinión sobre la obra aquí).

Jaque mate: Estrategias ganadoras del ajedrez para aplicar a tu negocioEn el libro se habla fundamentalmente de como afrontan ajedrecistas de talla mundial sus problemas sobre el tablero y como la forma en que tratan de resolverlos puede ser aplicable a la empresa (y al día a día de cualquier persona). Aunque muchos de ellos son válidos para cualquier SEO, en este post me gustaría hablar sobre el modo pánico.

El modo pánico hace referencia a situaciones de tensión de las cuales tratamos de escapar rápidamente a través de, en muchas ocasiones, acciones poco reflexivas.

Sobre el tablero de ajedrez se ve claramente lo anterior. Si un jugador realiza una mala jugada, la cual le lleva una posición comprometida, el impulso natural le impulsa a querer mejorar su situación rápidamente realizando jugadas sin la serenidad que la situación demanda. No aguanta la presión de estar en una mala situación y piensa que con decisiones rápidas saldrá de ella.

Entrar en modo pánico en ajedrez se traduce en que en muchas ocasiones después de una mala jugada… se encadenan otras dos igual de malas, o incluso peores, que llevan a una situación todavía mucho más comprometida.

Hay que tratar de evitar a toda costa entrar en modo pánico. Illescas dice que Vladimir Krámnik, a quién ayudó a ser campeón del mundo jugando el rol de entrenador, nunca entraba en modo pánico y eso le ayudó a triunfar en el mundo de las 64 casillas.

Como sabrás, en el SEO, como en mucho otros campos, también se producen momentos de máxima tensión. Por ejemplo, después de una penalización. Muchos somos quienes después de un “machetazo” de Google hemos tomado decisiones sin la reflexión que exigía la situación.

Precisamente acabo de leer un artículo 100% recomendable sobre cómo recuperarse de una penalización de Google Panda y uno de los consejos que dan los autores a quienes quieran solventar situaciones similares es… no entrar en pánico.

Copio y pego uno de los párrafos ya que creo que puede servir perfectamente para ilustrar lo que quiero plasmar en este post “Las decisiones tienen que estar bien fundamentadas, teniendo claro que esa es la mejor solución a adoptar entre las posibles. Parece obvio, pero no lo es: cuando eres el responsable de un sitio que sufre una caída cercana al 40% del tráfico es fácil caer en el error de querer solucionarlo todo en sólo unas horas o días, pero eso es un problema porque en ese estado de nerviosismo es fácil tomar decisiones equivocadas que agraven el problema.”.

Recuerda, trata de evitar siempre entrar en modo pánico. La mala jugada ya no es reversible. Ahora lo primero es evitar que las siguientes jugadas también sean malas.

Me apunto a la filosofía de Francisco Nixon

Yo cuando leo a alguien que me está diciendo “todo es una puta mierda”, la respuesta es clara: “muy bien, pues ahí te quedas”, y me voy a buscar a otro que ofrezca algo en lo que yo pueda participar.

Lo leí ayer aquí y no he parado de pensar en ello desde entonces. Sin duda si todos nos apuntamos a la filosofía de Francisco Nixon (Australian Blonde, La Costa Brava…) el mundo sería un lugar mejor. ¡Intentémoslo al menos!

Piensa

pepe-lasoPepe Laso, cuya vitalidad debería ser motivo de otro post (que un ex –jugador y ex –entrenador de primer nivel a sus 74 años co-entrene un equipo Junior no es lo normal), comentó hace unas semanas en una entrevista lo siguiente: “Yo he visto media docena de jugadores que eran NBA. Uno es Javier Vega. Yo veía a Vega hace 5 años. Un físico…pero le sacan a correr, el gimnasio…El gimnasio es muy cómodo, porque no hay que pensar. 10 repeticiones, haces 8 si estás cansado y el preparador físico tampoco se va a enfadar contigo.”

Pensar, ahí está siempre la clave. Como bien dice Pepe, no pensar es la opción más cómoda… pero también la más ineficiente.

Piensa en tu día a día. Por ejemplo, a la hora de hacer la compra. Puedes ir al supermercado directamente y realizar una compra caótica, de un pasillo para otro. La otra opción es sentarte y pensar antes de ir, hacer una lista de los productos que necesitas (¿por qué unos en lugar de otros? ¿por el precio? ¿son más saludables?) y realizar la compra lista en mano. En la primera opción lo más probable es que te cueste más tiempo, posiblemente se te olvide algo y además los productos no estarán tan bien elegidos.

En el running lo mismo. Si quieres preparar una media maratón puedes salir a correr a cada día sin planificación (hoy 30 minutos, mañana 50, al otro 45…) o reflexionar sobre que harás cada día (hoy técnica de carrera, mañana cuestas, al otro rodaje largo…).

Para un webmaster también es clave pensar. No vale decir: “el contenido es el rey, ¡a producir contenidos!”. ¿Por qué un texto sobre un tema en lugar de otro? ¿De qué longitud? ¿Con enlaces internos o externos? ¿Cuales? Y así con cada acción a desarrollar.

Planifiquemos, analicemos… no caigamos en la tentación de hacer cosas en modo autómata simplemente por coger el camino fácil, por no pensar. Como ya expliqué en su día, el leñador tenaz seguro que está de acuerdo con la reflexión anterior.

La foto de Pepe Laso es propiedad de Tirando a Fallar.