Archivo de la categoría: mi filosofia

Sito Alonso, la calma ante situaciones difíciles

sito alonso

Desde hace bastante me gusta hacer modelado de personas. Esto no es otra cosa que estudiar y analizar a personas que admiras. Tratar de «extraer»  lo mejor de ellas, y quedárselo para uno mismo con el objetivo de crecer a nivel personal.

Una de las personas que sigo es un entrenador de baloncesto llamado Sito Alonso. El aragonés de adopción es el fiel reflejo de que con talento y trabajo se alcanzan los objetivos que uno se marca.

Una breve biografía para quien no lo conozca. Estuvo mucho años trabajando duro en Monzón (pueblo de la provincia Huesca en torno a los 17.000 habitantes) tanto con el primer equipo del club como con las categorías inferiores, lo cual le valió para que el histórico Joventut de Badalona le llamará para que entrenará a su filial el Prat. De ahí pasó a ser ayudante de Aíto García Reneses en el primer equipo de la Penya, para acabar unas temporadas después como primer entrenador del club. Tras su periplo en tierras catalanas, la campaña pasada fichó por el Lagun Aro de San Sebastián convirtiendo al conjunto vasco en el equipo revelación de la ACB.

Este año de nuevo repite en Lagun Aro, habiendo firmado su equipo el peor arranque liguero de la historia del club con 0 victorias y 5 derrotas.

Y en los momentos malos es cuando se crecen los grandes. Con «el viento a favor» todos estamos más seguros de nosotros mismos.

Esta semana, ha sido entrevistado en PlayBasket Gipuzkoa, de donde he extraído las siguientes frases que son muy válidas para momentos en el que el trabajo no da sus frutos:

  • Las urgencias nunca son buenas consejeras.
  • No estoy nervioso. El estado de nerviosismo para mi es el de alguien que no está trabajando por conseguir algo, y como no está trabajando por hacerlo está nervioso porque no sabe cómo conseguirlo.
  • Tenemos que seguir por nuestro camino, no hay que variar aunque nos hayamos llevado uno o dos reveses importantes.
  • Todo llega con la calma.
  • Hay que ser consecuentes con los errores, no ocultarlos. Hay que tener cuidado con ellos para tratar de mejorarlos.
  • En la vida hay que arriesgar, hay que tomar retos. Prefiero tomar riesgos, no asegurarme cosas que no me vayan a permitir llegar a un nivel mucho más alto sino que me hagan mantenerme en un estado de mediocridad.
  • El trabajo y la seriedad siempre da sus frutos.
  • Nuestro deseo es ser los mejores y nuestro trabajo es el máximo, y por eso no renunciamos a nada.
  • Mi objetivo es ser el mejor dentro de mis posibilidades.

Foto: SitoAlonso.com

Dureza mental, imprescindible para el emprendedor

Si hay una cualidad imprescindible para cualquier persona que aspire a emprender con un mínimo éxito, bajo mi opinión, esa es la dureza mental.

El día a día del emprendedor se hace cuesta arriba (y del que no lo es también) y las dudas se van acrecentando. ¿Estaría mejor trabajando en algo similar a lo que hago pero para un tercero a cambio de un sueldo? ¿Me estoy equivocando de estrategia en este proyecto? Este mes ha sido bueno pero… ¿y el próximo?

Muchas preguntas que cada día circulan a mil por hora por la cabeza. Si además estás metido en temas de SEO, la auto-presión se multiplica. Ok me han penalizado, ¿pero los cambios que he realizado serán efectivos y me recuperaré? Necesito optimizar más para alcanzar mis objetivos, ¿podrían provocar nuevas modificaciones una penalización? Manel García lo dejaba claro a través de un tweet: «el #seo es para mentes muy fuertes, te derrumbas cuando optimizas y te tiran, y te crees seo, cuando te suben arriba y no has hecho ná«.

¿Soluciones? Confiar en uno mismo y seguir adelante con los objetivos muy claros en la cabeza (siempre que racionalmente se crea que se va por el buen camino, ya que es básico ser autocrítico con uno mismo para no ser cegado por la pasión).

moneyballLlevaba días con esto en la cabeza, pero al ver anoche la película Moneyball vi una situación que se relaciona perfectamente con este concepto. En esta historia un manager de un equipo de beisbol junto con su ayudante confecciona un equipo profesional en base únicamente a las estadísticas de los jugadores. Cuando la temporada comienza, llegan las derrotas y la presión de la afición y los medios de comunicación contra su método para confeccionar la plantilla es brutal. Cuando el fracaso se cierne sobre ellos, el general manager le pregunta su ayudante (principal ideólogo del método) si todavía confía en lo que están haciendo, a lo cual él le responde rotundamente que sí. Esto les hace radicalizar todavía más la apuesta por su método… el cual finalmente da grandes resultados produciendo que el equipo bata el record de victorias consecutivas de la historia.

Es solo una película, aunque basada en hechos reales, pero los refuerzos positivos nunca están de más. 🙂

Diversificar negocios o diversificar el negocio ya existente

Tras alcanzar la primera meta, ando dándole vueltas a la planificación del 2012 (laborablemente hablando). Uno de las objetivos es diversificar, pero me surge un dilema: ¿diversificar negocios (DN de ahora en adelante) o diversificar el negocio ya existente (DNYE)?

En mi caso, y como yo lo veo, diversificar negocios es crear nuevas webs (y a ser posible con nuevos modelos de negocio), mientras que diversificar un negocio ya existente es buscar nuevas vías de ingresos para una web que ya es rentable.

Cómo dicen que escribir ayuda a clarificar ideas, a continuación escribo las ventajas e inconvenientes que veo a cada opción.

Ventajas:

DN: Poner los huevos en diferentes cestas siempre es interesante (y tranquilizador).

DNYE: Creo que las probabilidades de éxito son mayores que en el caso anterior.

Inconvenientes:

DN: No es fácil dar con un nicho rentable (frecuentemente compañías líderes en internet tropiezan en esta piedra) y más si encima se quiere sacar partido a un modelo de negocio nuevo (hay que tener en cuenta que la experiencia no es un grado, sino varios).

DNYE: No es sencillo darle una nueva vuelta de tuerca a un proyecto de relativo éxito. Centralizar aumenta los riesgos ante imprevistos (penalizaciones buscadores, Ley Sinde…)

Sigo dándole vueltas a que opción tomar. Se admiten sugerencias.

Piensa en beneficios, no en páginas vistas

Si te quieres dedicar a tiempo completo a internet, únicamente tienes que ser capaz de generar a través de tus proyectos el dinero suficiente para poder vivir. No hay más «trucos». Por tanto, lo más importante es el beneficio obtenido (no la facturación) de cada proyecto.

Los webmasters, entre los que me incluyo, solemos tener la mala costumbre de abrir la página de Google Analytics la primera cada mañana esperando visualizar gráficos como más pendiente positiva que el Tourmalet, pero olvidamos que el tráfico en si únicamente es un gasto (servidores) y que el objetivo son los beneficios.

A continuación, voy a compartir las gráficas de una de mis webs, como ejemplo práctico de que más tráfico no significan más beneficios. Son los datos de los últimos 18 meses de uno de mis proyectos.

Empezaremos con el gráfico de páginas vistas:

Como se observa, es una web que dispara su tráfico en Agosto y Septiembre, lo cual, y como veremos más adelante, no es una gran noticia ya que sacar dinero en verano no suele ser sencillo (el CPC cae en picada, no es un mes en el que la gente compre productos no relacionados con el turismo…), aunque este no es el tema que nos preocupa ahora.

Observamos, que al margen de sus ciclos, el tráfico va cayendo (32% de caída en Noviembre de 2011 respecto al mismo mes de 2010, 29% en Septiembre, 33% en Agosto…).

Tras comprobar la caída de tráfico, pasemos a ver el gráfico de los beneficios (ingresos – gastos) diarios:

Lo primero, sorprende ver que uno de los meses con más tráfico del año es el que menos euros genera del año. Mal negocio Agosto, muchos recursos consumidos a cambio de poca «plata».

Al contrario del tráfico, en esta categoría las tendencias son ascendentes (crecimiento del 21% en Octubre respecto al año anterior,  40% en Agosto, 36% en Julio, 56% en Junio…).

Es decir, mientras el volumen tráfico va descendiendo paulatinamente, la tendencia de los beneficios mensuales aumenta. ¡Buenas noticias!

Como ejemplo más significativo de esto tenemos Octubre: el número de páginas vistas descendió un 26% mientras que el beneficio aumentó un 21%.

¿Cómo es posible llegar a esto? Un par de recomendaciones:

  • Analizar que partes de una web generan dinero y cuáles no. Las que no dan dinero eliminarlas si dan trabajo regularmente o arrinconarlas si no necesitan mucha atención. Respecto a las que producen dinero, optimizarlas y poner el foco en ellas.
  • Buscar nuevas vías para aumentar los ingresos, reformando secciones existentes o incluso creando otras nuevas.

Alguno seguirá pensando que a pesar de la demostración anterior, más tráfico siempre va a significar más ingresos, lo cual muchas veces es cierto… El problema es que tienes un número determinado de horas para repartir entre tus proyectos, y lo mejor es invertir esas horas en las zonas «calientes»

Para cerrar, un par de frases del gran Tim Ferriss muy adecuadas al tema del post:»el objetivo tiene que ser obtener el máximo de ingresos del mínimo esfuerzo» y «céntrate en lo poco importante e ignora el resto«.

PD: A finales de 2008 intuía que este era el camino

Piensa como un rico y actúa como un pobre

Algunos consejos para emprendedores de Bernardo Martínez (CEO de Cazaworld) en Iniciador Barcelona.

¿Por qué no se emprende en España? Estamos acostumbrados a vivir bien y no queremos arriesgar. Además tenemos mucho miedo al fracaso, ya que en nuestra sociedad está mal visto fracasar.

Piensa como un rico actúa como un pobre. Cuando se empieza un proyecto hay que ser muy ambicioso, pensar que tenemos todo el presupuesto del mundo para llevarlo a cabo. Pero a la hora de actuar, al contar con un presupuesto reducido, hay que medir muy bien las acciones que se llevan a cabo para saber si son beneficiosas. A la hora de pensar y planificar no ponerse límites, los límites los ponen los recursos de los que dispones.

El emprendedor siempre está en crisis. O falta capital, o faltan recursos, o falta tiempo, o faltan ideas… El emprendedor tiene que ver estás crisis como algo bueno, porque al final le empujan a mejorar.

No tengo tiempo

Sin duda esa es una de las frases que nos acompaña en nuestro día a día. En la 3ª entrega de «frases para recordar» incluí la siguiente frase de Didac Lee: “El que no tiene tiempo es que no tiene claro sus prioridades”.

Hoy voy un paso más allá y traigo el cuento del Leñador tenaz.

Había una vez un leñador que se presentó a trabajar en una maderera. El sueldo era bueno y las condiciones de trabajo mejores aún; así que un leñador se decidió a hacer buen papel.

El primer día se presentó al capataz, quien le dio un hacha y le designó una zona. El hombre entusiasmado salió al bosque a talar. En un solo día cortó 18 árboles.

—    Te felicito – dijo el capataz — sigue así.

Animado por las palabras del capataz, un leñador se decidió a mejorar su propio record; así que esa noche se acostó bien temprano. Por la mañana se levantó antes que nadie y se fue al bosque. A pesar de todo el empeño, no consiguió cortar más que quince árboles.

— Me debo haber cansado – pensó y decidió acostarse con la puesta del sol.
Al amanecer, se levantó decidido a batir su marca de dieciocho árboles. Sin embargo, ese día no llegó ni a la mitad. Al día siguiente fueron siete, luego cinco y el último día estuvo toda la tarde tratando de cortar su segundo árbol.
Inquieto por lo que pensaría del capataz, un leñador se acercó a contarle lo que le estaba pasando y a jurarle y perjurarle que se esforzaba al límite de desfallecer. El capataz le preguntó:

— ¿Cuanto hace que no afilas tu hacha?— ¿afilar? No he tenido tiempo de afilarla, he estado muy ocupado cortando árboles.

Y tú, ¿afilas tu hacha? ¿Cómo lo haces?