Archivo de la categoría: motivacion

Por qué sigo escribiendo en este blog si casi nadie lo lee

Visualizo los datos de Analytics de este blog de los últimos 30 días y compruebo que la media de visitantes por día ha sido de 145. No me sorprende. Desde que nació en 2006 nunca ha tenido periodos de tráfico mucho más altos. También soy consciente que este tipo de blogs se suelen “consumir” en muchas ocasiones a través de su RSS.

Me dedico a tiempo completo a rentabilizar mis propios proyectos web. Está claro que cualquiera de ellos con número de visitantes similar a los de LuisClausin.com, tras un tiempo prudencial, hubiera pasado a engrosar la saga “Proyectos que fracasan“.

Entonces, ¿por qué hago una excepción y sigo dedicándole horas a él (aunque muchas menos que a las webs que “me dan de comer”) y pagando por su dominio y hosting cada año? Sobre todo teniendo en cuenta que en el pasado ya estuve en alguna ocasión cerca de “tirar la toalla”

Simplemente porque estoy convencido que en algún momento rentabilizaré la inversión en él. Y es que soy un ferviente creyente que la marca personal de cada uno va a seguir ganando importancia año tras año.

Esta es mi casa online y está abierta las 24 horas para cualquier profesional que, por un motivo u otro, quiera saber más de mi. Mis proyectos (presentes y pasados), mis ebooks, las vías para contactar conmigo… y una muestra de mis conocimientos desglosados en las 269 entradas que componen en el momento de escribir este post este blog.

Años atrás pensé en formas de rentabilizar este espacio, pero a día de hoy esa idea está descartada. La época de la superabundancia de información provoca que antes de que se acabé de desplegar una nueva actualización del algoritmo de Google ya haya cientos de artículos en blogs de temáticas similares a este en el que cuentan cómo salir de dichas nuevas penalizaciones (repito para dejar claro el matiz, antes de que se acabé de desplegar una nueva actualización). La carrera por ser el primero, ciertamente importante para quien quiera “amasar” tráfico, nos ha traído a este punto y yo desde esta tribuna no voy a entrar en esa competición.

Por eso, a mi ritmo (lento, ya no engaño a nadie), seguiré escribiendo por aquí para seguir edificando piedra a piedra mi marca personal. Con la idea en la cabeza de que en un día cada vez más cercano mis tarjetas profesionales contengan un único dato: LuisClausin.com.

A lo anterior hay que sumar las muchas pequeñas satisfacciones que va dejando por el camino, como cuando a alguien le sirven de ayuda (o al menos le parece interesante) algo de lo que escribo, cuando he podido entrevistar a algún crack, cuando alguna persona a quien admiras profesionalmente ha recomendado (muy) puntualmente alguno de mis post en las redes sociales, mi aparición en el programa de Isabel Gemio

Os invito a que hagáis lo mismo. No seáis perezosos y seguir adelante con vuestros blogs personales, aunque parezca que hayan pasado de moda… 🙂

Esteban Etayo: “He encontrado grandes barreras para rentabilizar Apps y juegos para Android”

esteban etayo

En ocasiones me he planteado desarrollar Apps, aunque he de reconocer que nunca me he puesto a investigar el tema a fondo.

Pero quien si se ha puesto a ello es Esteban Etayo, quien gentilmente comparte su experiencia con todos nosotros en las siguientes líneas:

¿Cuándo y por qué te decidiste a desarrollar Apps?

Corría mediados de 2007 cuando vi por la televisión la presentación de un nuevo dispositivo Apple que llamaban iPhone. Me impacto y me dije a mi mismo que tenia que conseguir uno como fuera. Por entonces se vendía únicamente en Estados Unidos, así que a los pocos meses compre uno por eBay y desde que lo tuve en mi mano pensé que aquello iba a ser un antes y un después en la industria tecnológica. El teléfono ya no era únicamente para llamar. Con el podías música, leer tus mails, navegar por Internet o descargarte Apps.

Poco tiempo después una empresa domótica se puso en contacto conmigo y me contrato para trabajar como freelance en una novedosa App para el iPhone. Fue mi primer contacto con el desarrollo de aplicaciones en un Smartphone. En aquel momento hacia solo un par de meses que Apple había liberado la SDK de desarrollo y no había apenas documentación en Internet, no existían libros, …y prácticamente el único recurso era la infernal documentación oficial. Aquellos meses de desarrollo me sirvieron como primera toma de contacto. Al poco tiempo finalice mis estudios de ingeniería informática y como proyecto fin de carrera decidí portar la App de domótica a Android.

Tu juego “Logic Labyrinth” fue finalista de los premios Ideateca 2012 a la mejor App móvil. Obviamente a nivel personal te tienes que sentir muy realizado con él, pero a nivel económico… ¿el balance es igual de positivo?

El desarrollo de una Juego es la mayoría de los casos es incluso superior al de una App. Requiere de mas perfiles profesionales, no es suficiente con tener buen gusto o saber manejar del PhotoShop, necesitas a alguien que sea profesional en la materia para generar gráficos de calidad. Lo mismo para el sonido. Por no hablar de la programación.

Después de más de 8 meses de dedicar gran parte de mi tiempo libre conseguí realizar Logic Labyrinth, el juego del que más orgulloso estoy hasta este momento. Como dices conseguí quedar finalista entre los 3 mejores Apps móviles en los premios Ideateca, fue una explosión de alegría y satisfacción.

En la Google Play colgué dos versiones (lite con 40 niveles y full con 100 niveles, esta ultima a un precio de 1,99 €). La pones con muchísima alegría y muchas esperanzas … pero pasan los días, semanas y viene la cruda realidad …prácticamente nadie compra tu versión de pago.

¿Cuáles han sido los principales obstáculos con los que te has encontrado a la hora de rentabilizar tus Apps?

La mayoría de mis Apps o Juegos son para Android. Este sistema debido al tipo de usuario que va dirigido y a la dificultad de realizar un pago dentro de la plataforma.. hace que las Apps de pago no tengan prácticamente mercado, es complicadísimo rentabilizar Apps de pago. Si nos movemos por este modelo de negocio su fuerte esta en iOS.

Dentro del mercado freemiun o App Gratuitas, para poder generar dinero has de tener un volumen de usuarios activos muy altos, digamos sobre 100k. A día de hoy para llegar a esa altura es mas que complicado; o inviertas bastante dinero en publicidad para darte a conocer o es prácticamente imposible destacar en el inmenso océano de aplicaciones. Si intentas monetizar con 1000, 2000 o 10.000 usuarios activos solo conseguirás varios céntimos al día.

Uno de los principales problemas es el crecimiento tan grande que han tenido las tiendas de aplicaciones. Para que te hagas una idea del crecimiento, mi aplicación mas descargada con alrededor de 100k descargas es un juego muy tonto que me costo desarrollarlo 1 mes, lo lance hace 3 años. En cambio un juego mucho mas elaborado y potente como Logic Labyrinth está luchando por superar la barrera de 10k descargas varios años mas tarde.

¿Sabes si en otros países el panorama es más favorable? Lo digo porque, por ejemplo, algunos rentabilizadores americanos muy conocidos están diversificando su negocio tradicional de webs con el desarrollo de Apps…

Cuando desarrollas una App puede ser para uno de estos tres casos:

  • Producir un producto propio para generar negocio a través de una tienda online sea Google play o AppStore
  • Producir un producto propio para que una marca conocida intente fidelizar a los usuarios y darles un valor añadido. Aunque no genere ingresos la App es muy interesante para las marcas.
  • Generar una App a medida para una empresa externa.

En el caso de la 1 propuesta que es con la que he intentado trabajar, lo mismo es hacer la App en España o en Estados Unidos.

En la generación de Apps como producto para colgarlas en tiendas online para usuarios finales no hay un gran negocio. Después de asistir al último Mobile World Congress en Barcelona, me he dado de cuenta que grandes empresas que se dedicaban a desarrollar juegos o Apps ahora están dedicando su tiempo en desarrollar frameworks y herramientas para que los juegos los desarrollen otros.

A finales de 2012 lanzaste, en colaboración con otras personas, Appstonic. ¿Qué nos puedes contar del proyecto? ¿Qué tal sus primeros pasos?

Después de dedicarme un par de años a realizar Apps y Juegos y encontrar grandes barreras para rentabilizar los proyectos, quería cambiar de aires y probar cosas nuevas. También me parecía que los desarrolladores Indie y las pequeñas Startup estaban muy desamparadas y no existen ayudar para conseguir difundir sus trabajos. Vi un hueco donde ayudar a todos ellos y de ahí nació Appstonic.

Appstonic pretende ser un portal de referencia en España para la recomendación de Apps y Juegos. En el queremos descubrir a los usuarios novedades del sector, aplicaciones que le puedan ser útiles o juegos con los que divertirse. También pretendemos cubrir eventos y realizar entrevistas a desarrolladores y empresas del sector. Os invito a que lo descubráis.

Estamos muy contentos con los inicios, el portal va consiguiendo seguidores y recibimos gran solicitud de análisis de aplicaciones.

A nadie nos gusta trabajar gratis, por lo cual la rentabilización de los proyectos es vital para seguir adelante con ellos. A corto/medio plazo, ¿en tus planes está poner más empeño en tratar de rentabilizar Apps o webs? ¿Por qué?

De momento estoy muy centrado en Appstonic. Nuestro objetivo es generar una comunidad a partir de ella y que sea el portal de referencia para todos los amantes de la tecnología móvil.

Prefiero focalizar mis esfuerzos en este proyecto, le veo mas futuro que al desarrollo de un nuevo juego o App 😉

Llego a los 30 y por fin soy rico

Desde hace unos minutos tengo 30 años. El tiempo pasa rápido, muy rápido, y no voy a ser yo quien se deprima por el cambio de decena. Cada día soy más optimista y creo que lo mejor está por llegar.

Tras justificar la primera parte del llamativo (espero) título de este post, toca desarrollar la segunda. Los que me conocéis, tanto personalmente como virtualmente (me refiero por ejemplo a las más de 50 personas que leéis este blog a través de RSS o a las más de 300 de Twitter), sabéis que desde 2010 vivo de mis proyectos webs.

Los comienzos fueron duros, pero poco a poco dichos proyectos van creciendo en ingresos. Para decepción de algunos que quizás esperaran otra cosa al leer el título que da nombre a esta entrada no me estoy forrando económicamente hablando, pero tengo un sueldo más que digno (especialmente en los tiempos revueltos que corren) que me permite cubrir todas mis necesidades. No tengo casa propia, ni coche, ni moto, ni… pero mis expectativas están cubiertas en estos momentos.

Tras lo anterior algunos pensarán que casi se podría decir que lo que realmente soy es pobre, pero para mi una persona rica es la que es libre de gestionar su tiempo, ¡y yo lo soy al 100%!

Es una sensación increíble poder ir a correr a la hora del día que más me apetezca, irme de vacaciones cuando más me interese o acudir a cualquier acontecimiento que vea interesante sin tener que depender de que tu jefe te lo permita (cosa que lógicamente la mayoría de las veces no ocurre).

Lo bueno es que lo anterior no significa trabajar poco. Actualmente no suelo bajar ninguna semana de las 40 horas (cuando empecé a emprender hice muchas semanas de 55, los comienzos son siempre duros), pero organizo mi tiempo como mejor me conviene a mi. Si tengo que trabajar por la noche o un sábado a cambio de cosas que me interesan y tienen fecha y hora inamovible, ¡sin duda merece la pena! ¡Las bondades de mi amado autoempleo!

Lo dicho, para mi soy rico… aunque únicamente sea en tiempo… pero tengo la suerte de que ese es el bien más preciado (siempre que le acompañe un poco de dinero, tampoco vamos a engañarnos ;)).

Foto extraída del Facebook de El Factor K.

Dureza mental, imprescindible para el emprendedor

Si hay una cualidad imprescindible para cualquier persona que aspire a emprender con un mínimo éxito, bajo mi opinión, esa es la dureza mental.

El día a día del emprendedor se hace cuesta arriba (y del que no lo es también) y las dudas se van acrecentando. ¿Estaría mejor trabajando en algo similar a lo que hago pero para un tercero a cambio de un sueldo? ¿Me estoy equivocando de estrategia en este proyecto? Este mes ha sido bueno pero… ¿y el próximo?

Muchas preguntas que cada día circulan a mil por hora por la cabeza. Si además estás metido en temas de SEO, la auto-presión se multiplica. Ok me han penalizado, ¿pero los cambios que he realizado serán efectivos y me recuperaré? Necesito optimizar más para alcanzar mis objetivos, ¿podrían provocar nuevas modificaciones una penalización? Manel García lo dejaba claro a través de un tweet: “el #seo es para mentes muy fuertes, te derrumbas cuando optimizas y te tiran, y te crees seo, cuando te suben arriba y no has hecho ná“.

¿Soluciones? Confiar en uno mismo y seguir adelante con los objetivos muy claros en la cabeza (siempre que racionalmente se crea que se va por el buen camino, ya que es básico ser autocrítico con uno mismo para no ser cegado por la pasión).

moneyballLlevaba días con esto en la cabeza, pero al ver anoche la película Moneyball vi una situación que se relaciona perfectamente con este concepto. En esta historia un manager de un equipo de beisbol junto con su ayudante confecciona un equipo profesional en base únicamente a las estadísticas de los jugadores. Cuando la temporada comienza, llegan las derrotas y la presión de la afición y los medios de comunicación contra su método para confeccionar la plantilla es brutal. Cuando el fracaso se cierne sobre ellos, el general manager le pregunta su ayudante (principal ideólogo del método) si todavía confía en lo que están haciendo, a lo cual él le responde rotundamente que sí. Esto les hace radicalizar todavía más la apuesta por su método… el cual finalmente da grandes resultados produciendo que el equipo bata el record de victorias consecutivas de la historia.

Es solo una película, aunque basada en hechos reales, pero los refuerzos positivos nunca están de más. 🙂

El autoempleo, el gran olvidado

Tras varios meses, acabo el año increíblemente feliz porque he sido uno de los escasos afortunados que he logrado escapar en los últimos meses de las listas del INEM en España.

Reconozco que mi caso es atípico, porque para “reintegrarme en la sociedad como trabajador de pleno derecho” no he tenido que superar un proceso de selección para optar a un puesto en una empresa o aprobar una oposición. Mi solución ha sido el autoempleo.

Y es que posiblemente esta vía es la gran olvidada. Es una evidencia que no estamos en un país emprendedor (¿de verdad es más sencillo obtener una plaza en una oposición a la que se presentan 10.000 personas que poner en marcha una empresa mínimamente rentable?), pero es que además mucha gente que aspira a emprender piensa más en atraer capital, dejarse ver en eventos para almacenar tarjetas o buscar cracks que le acompañen en su aventura antes de poner en marcha nada. No digo que no haya que hacer lo anterior, pero creo que tampoco hay que empezar siempre la casa por el tejado.

Está claro que salir adelante en solitario no es sencillo, que hay que saber hacer (casi) de todo, pero también tiene sus ventajas. Te dedicas a lo que te gusta, tu pasión y motivación es casi infinita, aprendes a tomar tus propias decisiones y, sobre todo, cada día aumentas tus conocimientos (estás tú solo, no puedes esperar que tu compañero de pupitre te solucione tus problemas).

Por eso, recuerdo a la gente que para emprender el autoempleo también es una opción, la opción en la que el “Break-Even” está más cercano. 🙂 No es sencillo salir adelante, pero en las situación actual ¿alguien tiene la fórmula mágica para caminar por un camino de rosas evitando las espinas?

Si sale mal, el aprendizaje a lo largo del camino habrá sido brutal… mientras que si sale bien y tienes ambición siempre estarás a tiempo de incorporar gente a tu equipo (ya sean empleados o socios) y seguir creciendo.

Una última recomendación, al que sueñe con hacerse rico… quizás el autoempleo no sea su opción. El que anteponga la calidad de vida al dinero, en el autoempleo puede encontrar la felicidad.

Lánzate, se puede

No descubro nada si digo que hoy en día las cosas están complicadas. Pero lo que no deberíamos hacer, bajo ningún concepto, es caer en el absoluto pesimismo y pasarnos el día pensando / diciendo que “todo está fatal” (cosa demasiado habitual en la sociedad de nuestros  días).

Por eso creo que todos deberíamos lanzar un mensaje más positivo. No hablo de sembrar falsas esperanzas, sino de enfatizar las cosas buenas.

Yo soy el primero que muchas veces he escrito es este blog que las cosas no me acababan de funcionar como emprendedor, pero como mi trayectoria comienza a mejorar creo que estoy en la obligación de compartirlo.

Creo que sobra decir que no escribo este post para demostrar “lo bueno que soy”, sino para mostrar a gente que este o haya estado en situaciones similares a la mía que se puede remontar la situación sin necesidad de derrotar a miles de candidatos de un proceso de selección o aprobar una de las cada vez más escasas oposiciones.

Si alguien no conoce mi historia reciente, informarle que en Mayo de 2010 cerró la empresa en la que llevaba unos años trabajando como programador. Entonces decidí volver a casa de mis padres tras 10 años fuera para montar una serie de proyectos en internet de los cuales tratar de vivir.

Hoy, más de año y medio después puedo contar que las cosas comienzan a irme mínimamente bien. No estoy teniendo unos espectaculares ingresos, a lo cual hay que sumar que trabajo más de las 40 horas semanales habituales, pero por lo menos puedo decir que me he generado mi propio puesto de trabajo.

Y como vale más una imagen que mil palabras, a continuación comparto un gráfico de los beneficios diarios que he obtenido hasta el momento en mi trayectoria como emprendedor.

¿A donde quiero llegar con todo esto? Lánzate, se puede. Si estás parado emprender, aunque sea a pequeña escala como yo, es una opción. ¿Si tratas de montar un proyecto en internet con tus propios recursos que es lo máximo que puedes perder? El tiempo (que no se pierde, ya que vives en una continua autoformación) que te sobra en este etapa de tu vida.

Este es mi breve aporte a lo que debería ser una nueva tendencia en estos tiempos de crisis: el optimismo. Si tienes algo que aportar a esta corriente todos te agradeceríamos que la compartieras en los comentarios de este post. 🙂

Internet nos da el protagonismo, ¡pasemos a la acción!

Ayer, y tras 100 programas, finalizó 2de18 Basket Radio Show. Este programa radio se emitía desde una emisora local de Barcelona como Radio Ciutat Vella pero emitía para todo el mundo a través de internet convirtiendo su éxito en arrollador (ejemplo más de 1.250 fans en Facebook).

En el programa final los “directores” de 2de18 se despidieron de todos sus colaboradores. Y repasando ellos el curriculum de los mismos, me di cuenta (más bien me reafirmé en la idea) de que aprovechando el altavoz que nos da internet podemos llegar a todo el mundo.

Algunos ejemplos de cómo los colaboradores de 2de18 sacan provecho a internet:

  • Emilio War: Entre otras “movidas”, actualmente ha montado un Telediario NBA en formato de podcast que presenta y dirige cada día.
  • Filipy: Junto a otro colaborador del programa como Antonio Gil ha montado Crossover Magazine, la primera revista (gratuita) centrada en el streetball en España.
  • Raúl Barrigón: Se gana la vida trabajando en HoopsHype.com (+ info).
  • McMasilla Perrins: Montó su grupo Hamburguesa Vegetal logrando pequeños hitos como que su video Fosforo se haya visualizado más de 50.000 veces en internet cuando todo apunta que si no existiera internet no hubiera tenido mucho recorrido… 😉

  • … … …

Lo dicho, internet nos da las herramientas para hacer cosas interesantes y mostrarlas a todo el mundo, pero somos nosotros los que debemos de tener la ilusión y las ganas de dejar de ser un espectador pasivo y tomar el control.

Deja de dormir 10 horas al día (es más de lo necesario), ¡y pasa a la acción! ¡No te arrepentirás!

Trabajar desde casa (IV): los consejos de Javier Lorente

javier-lorenteJavier Lorente lleva unos meses trabajando en la red social de conciertos nvivo.es y sus portales internacionales como seo in house desde su oficinas en Madrid. Sin embargo, antes he trabajado varios años como freelance desde su domicilio en Ribaforada (Navarra).

Update 2015: En la actualidad trabaja como SEO en el Grupo Prisa, además de colaborar en otros proyectos como YoBordo.

Aquí tenéis sus respuestas/consejos:

1.- Ventajas e inconvenientes.

En tu opinión, ¿cuales son las ventajas principales de trabajar desde casa? ¿Y los inconvenientes?

Bajo mi punto de vista la gran ventaja que yo veía era la flexibilidad o libertad horaria. Esto es algo propio del freelance más que del mero hecho de trabajar desde casa, si además de freelance, tienes la oficina en casa, los tiempos y gastos de transporte, alquiler de oficina, etc se reducen a 0.

El gran inconveniente es que tanta libertad se te vaya de las manos, es muy recomentable tratar de seguir un horario, si no quizá acabes trabajando menos de la cuenta por puro pasotismo o como normalmente ocurre, mucho más de la cuenta dejando de lado cosas más importantes como familia, pareja, amigos…

2.- Lugar de trabajo.

¿Trabajas en tu propia habitación o tienes otra especialmente acondicionada para ello?

En mi caso particular trabajaba desde una habitación independiente acondicionada para ello, el vivir en un pueblo, con una vivienda de 2 plantas es una gran ventaja en ese aspecto, sobra espacio por todos los sitios.

3.- Horarios.

¿Te marcas un horario fijo para tu jornada laboral? [¿De lunes a viernes? ¿Como planificas las vacaciones?

Es lo ideal y lo que cualquier freelance debería hacer. Sin embargo, en mi caso debo reconocer que era un poco desastre en ese aspecto, he llegado a estar temporadas comiendo cuando la mayoría de la gente cenaba. Trabajaba más agusto por la noche, se respira una paz y tranquilidad que no sentía durante el día. Las vacaciones no las planifico, las improviso, depende de la gente con la que las vaya a compartir. La verdad es que prefiero irme unos poquitos días varias veces a lo largo del año que no desconectar sólo 1 vez al año.

4.- Planificación.

¿Como planificas tus jornadas laborales?

No se si mi método es el idóneo o el que te hacer aprovechar mejor el tiempo, la verdad es que es un método que se me ocurrió a mi mismo y hasta ahora al menos me va funcionando. Tengo una agenda en la que voy apuntando todas las tareas pendientes según prioridades, lo mismo hago con los correos electrónicos en la bandeja de entrada. [comedy] El problema viene cuando hay varias cosas de máxima prioridad simultáneamente apuntadas, cosa que misteriosamente solía ocurrir más de la cuenta… [/comedy]

5.- Desconexión y socialización.

Trabajar desde casa puede llegar a aislarte. ¿Como evitarlo?

Es otro gran inconveniente del teletrabajo que se me había olvidado citar antes. En mi caso reconozco que había días que no veía la luz del sol ni oía el pío pío de los pajaritos que habitan en los árboles del parque que tenía justo enfrente de casa, afortunadamente no era lo habitual. Siempre solía tener varias actividades como los ensayos con la Banda de Música o el ir a correr con algún amigo que me obligaban a salir de casa al menos 2 o 3 días a la semana, sin contar los fines de semana claro. Además, creo que ahora gracias a Internet estoy en contacto con algunos amigos más que antes de la era de las redes sociales, contacto virtual, pero contacto al fin y al cabo.

Trabajar desde casa (III): los consejos de Miguel López (Taller SEO)

miguel-lopezMiguel López, conocido como Taller SEO en el ambito internet, es experto en marketing online, posicionamiento en buscadores y analítica web.

Tras Spacebom y Miguel Galve, es el siguiente en compartir sus experiencias trabajando desde casas con todos nosotros.

Allá van sus valiosos consejos:

1.- Ventajas e inconvenientes.

En tu opinión, ¿cuáles son las ventajas principales de trabajar desde casa? ¿Y los inconvenientes?

La ventaja principal, desde mi punto de vista, es el coste. No tengo porqué pagar un despacho que puede suponer (compartido) unos 3.000€/año como mínimo, y si eres proactivo no se te caen los anillos por coger el teléfono, ir al banco, pasar por Hacienda cada 3 meses, llevar una mínima contabilidad, etc., con lo cual ahorras también en gastos de secretaría. Si pones el dinero encima de la mesa es mucho lo que te ahorras.

La segunda ventaja es la cercanía, te levantas tarde y sigues llegando el primero a trabajar, pero esto es también un inconveniente, porque eres el último en cerrar. O te fuerzas a un horario o haces muchas horas.

El otro gran inconveniente son las distracciones. No solo las que uno mismo provoca, sino los demás, pues pueden pensar que como estas en casa puedes hacer otras cosas. Es importante marcar que estás trabajando. Una buena idea es decir eso cuando descuelgas a un familiar o amigo: ‘Estoy trabajando, sí, en el despacho’. Llámalo despacho, pero no lo llames habitación, cuarto o casa. Márcate tú mismo la diferencia entre una cosa y otra.

Si estás trabajando no atiendas recados, mantente firme o acaban comiéndose tus horas.

2.- Lugar de trabajo.

¿Trabajas en tu propia habitación o tienes otra especialmente acondicionada para ello?

Es fundamental tener un espacio de trabajo, si es una habitación entera mejor, pero es muy desaconsejable que sea un espacio compartido con otras actividades, porque te distrae mucho. La zona de trabajo es la zona de trabajo, eso ayuda a centrarse al hacer las cosas y reducir el impacto de las distracciones.

Al principio, trabajando en mi habitación hacía más horas y me cundía menos. Fue tomar una habitación para poner una mesa y una silla, llamarlo ‘despacho’ y comenzar a rendir más.

3.- Horarios.

¿Te marcas un horario fijo para tu jornada laboral? ¿De lunes a viernes? ¿Cómo planificas las vacaciones?

El trabajo freelances no tiene horarios, trabajas cuando puedes y libras cuando puedes. Te marcas unas vacaciones y luego una oferta de hace cancelar los planes. Hay que preparar las vacaciones con mucho tiempo, dejándolo todo cerrado y no cogiendo clientes la semana de antes. Hay que intentar retrasar el comienzo de los proyectos a la vuelta de vacaciones.

Las vacaciones no las puedes marcar tú, porque no tendrías nunca, pero ayuda mucho que las marque tu familia. Si ellos tienen 3 semanas, haz lo que sea necesario para tener esas tres semanas. Puedes pedir un permiso para conectarte 1 hora al día. En mi caso lo hacemos así y acabo juntando una tarde entera de conexión y 3 de desconexión total.

También puedes asumir que navegar por internet es lo que tú haces en lugar de leer el periódico, pero eso es más difícil de negociar.

4.- Planificación.

¿Cómo planificas tus jornadas laborales?

Trabajo por objetivos, así que cada proyecto es distinto, con distintas tareas y prioridades. Casi todos los días apunto en una nota las tareas prevista y hago lo posible por tacharlas todas. Asigno un 20% del tiempo a imprevistos y un 20% del tiempo a leer y navegar (para la consultoría tienes que estar enterado de todo, el primero de todos, leyendo a todo el mundo y sabiendo más que nadie) y ese tiempo es una inversión en tu trabajo.

5.- Desconexión y socialización.

Trabajar desde casa puede llegar a aislarte. ¿Cómo evitarlo?

Si aislamiento es no salir de casa, te aísla bastante. Pero como no es así, y aislamiento es no relacionarse, y no paras de relacionarte con colegas, compañeros, amigos y clientes, el que sea online no quiere decir que no sea una relación.

Si nos ponemos muy duros, el que va a trabajar lo hace por un sueldo, seguro que prefiere estar en otro sitio, pero ¿se relaciona con los compañeros porque quiere o porque no tiene más remedio?.

No tengo rutina de recados, pero sí salgo a hacer recados. Procuro tomarme el café en el bar y pasar un rato leyendo el periódico, aunque me cueste un poco, por desconectar un poco del trabajo, pero más por gusto que por otra cosa.

Salgo lo mismo que los demás, no menos, y entre semana trabajo más horas (en conjunto) pero si lo divido en tareas para clientes y tiempo para mí, hago menos horas de trabajo que mi mujer. Cierto que ella cierra el Viernes y no lo retoma hasta el lunes, pero si no tengo un proyecto que acabar yo hago lo mismo. Y trabajando en oficinas si había un proyecto que cerrar allí no salía nadie hasta que se acababa. Ahora la ventaja es que, al menos, ya estoy en casa.