DDUWEP (10): El yugo de las 40 horas semanales

¿Quién decidió que había que trabajar 40 horas semanales? Lo mismo que el peso en kilogramos no tiene gran valor, porque cambiando un kilo de grasa por músculo estarás más en forma aunque la báscula no lo refleje, medir el trabajo por las horas en tu puesto de trabajo también carece de sentido.

Pero romper estas dinámicas es complicado. Yo caigo bastante en esta trampa. Hay días que, por lo que sea, no trabajo el “mínimo” de 8 horas diarias marcado por la sociedad y me siento mal. Da igual que ese día haya sido muy productivo. Da igual que ese mes vaya a ganar suficiente dinero.

Me sorprende la gente que presume de trabajar 60 horas/semana. La capacidad de trabajo es necesaria en la vida, pero quizás esa persona organizándose de otra manera (a gente que conozco con dormir más le sería suficiente para aumentar su productividad) podría hacer el mismo o mejor trabajo en 40. O en 35 y así de paso luchar contra el yugo de las 40 horas. 😉

Lo de las 40 horas semanales imagino que surgió y se mantiene, simplemente, porque nadie ha encontrado una respuesta mejor. Porque, ¿cómo medimos cuanto tenemos que trabajar cada uno?

Tim Ferriss en “La semana laboral de 4 horas” plantea cambiar la dinámica actual por el dinero mínimo que cada uno quiere ganar… y tratar de alcanzarlo trabajando lo mínimo posible. Esto es un simplificación, el libro es uno de mis preferidos. Merece la pena leerlo.

Pero a esta teoría le veo agujeros. Por ejemplo este mundo tan cambiante nos obliga a estar en permanente actualización. A invertir en nuestra formación para recoger los frutos mañana. Yo incluyo como parte de mi trabajo la formación. ¿Y esto cómo se mide si no va a traer retorno económico inmediato?

No se cual es la solución para romper con el yugo de las 40 horas. Pero si sé que marcarse uno mismo un mínimo de las 8 horas/día no tiene sentido. Si te las marca tu jefe no queda otra, pero autoimponérselas uno mismo…

Y tú, ¿cómo mides tu trabajo? ¿Alguna idea?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *