Daryl Morey, estadísticas y economía conductual

Daryl Morey, general manager de los Houston Rockets de la NBA, es un firme creyente en las estadísticas avanzadas aplicadas al baloncesto. Una “ciencia” muy en auge en los deportes profesionales norteamericanos tras el éxito de los Oakland Athletics de béisbol. La historia de esta revolución capitaneada por Billy Beane está perfectamente recreada en Moneyball.

El autor de Moneyball es Michael Lewis, quien en su último libro cuenta la historia de Daniel Kahneman y Amos Tversky a los que se les atribuye ser los “padres” de la economía conductual. Precisamente en uno de sus capítulos Lewis cuenta como Morey aplica el uso de las estadísticas y la economía conductual a su trabajo.

Lo que explica se puede aplicar perfectamente a los negocios en internet (en USA ya abogan porque el Moneyball se puede aplicar a cualquier industria):

  • ¿Cuál será el precio de la gasolina dentro de 10 años? La respuesta perfecta no existe, pero las estadísticas pueden ayudar a dar una respuesta que sea un poco mejor que la simple especulación.
  • Los datos ayudan a incrementar las probabilidades de predecir el futuro.
  • Busco modelos estadísticos para el baloncesto. Es lo mismo que hacen los traders de Wall Street, los responsables de las campañas a la presidencia de Estados Unidos y todas las compañías de internet que tratan de predecir que es lo que quieren comprar los consumidores.
  • Tengo poca fe en mi instinto. Creo que tengo suficientes evidencias para afirmar que mi instinto no es bueno tomando decisiones.
  • Los límites de los modelos estadísticos invitan a incluir el juicio humano dentro del proceso de decisión. Los humanos en ocasiones tenemos información no incluible dentro de los modelos.

En la parte relacionada con la economía conductual (Behavioural Economics) Morey hace hincapié en que trata de no caer en errores relacionados con los siguientes sesgos:

  • Sesgo de confirmación (confirmation bias): Tendencia a favorecer, buscar, interpretar y recordar la información que confirma las propias creencia e hipótesis. Ejemplo: Si no te gusta un jugador de baloncesto dirás que no tiene posición definida. Si te gusta es porque es un jugador polivalente.
  • Efecto dotación (endowment effect): Pedimos mucho más por desprendernos de algo que ya tenemos (pérdida) que lo que estaríamos dispuestos a pagar por adquirirlo (ganancia). Es decir, damos más valor a cosas simplemente por el hecho de ser nuestras. A esto se achaca que cueste tanto que baje el precio de los pisos.
  • Present Bias: Valorar por encima de todas las cosas el presente. Esto provoca que nuestros impulsos a corto plazo nos distraigan de nuestras metas a largo plazo. Ejemplo: Decides comenzar una dieta pero hoy te comes un pastel porque por romper un día las reglas no pasa nada. En tu cabeza en el futuro no tendrás problemas para seguir la dieta.
  • Sesgo retrospectivo (hindsight bias): Tendencia que tenemos a mirar algún resultado y asumir que era predecible todo el tiempo. Ejemplo: El portero de tu equipo de fútbol falló el domingo. El lunes todos sabíamos que tenía que el entrenador tenía que haber alineado al otro portero.
  • Sesgo de disponibilidad (availability bias): La información y los datos más aceptados, recientes, o prontamente disponibles, son seleccionados con prioridad por nuestro cerebro.

Morey, quien tuvo en Houston como mano derecha a Sam Hinkie, reconoce que estaba frustrado porque su modelo estadístico no funcionaba tan bien como él proyectaba. Al descubrir los sesgos anteriores se dio cuenta de que el problema no era solo del modelo (que también, ya que un modelo no puede predecir el futuro al 100%) sino que parte de las decisiones que tomaba en base a los resultados eran elegidas erróneamente (de forma inconsciente) por su mente.

En resumen, todos tenemos prejuicios a la hora de tomar decisiones. En los negocios las estadísticas nos pueden ayudar a tomar decisiones de una manera más eficaz pero primero debemos conocer cómo funciona nuestro cerebro al tomar decisiones y trabajar para superar las trampas cognitivas que suelen conducir a errores.

Un pensamiento en “Daryl Morey, estadísticas y economía conductual

  1. Stephen

    ¡Buen post! Es un tema muy interesante, que ahora está en plena expansión con el llamado Big Data. Tengo pendiente desde hace tiempo ver la película Moneyball, me has dado la excusa perfecta para no retrasarlo más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *