El esfuerzo tiene recompensa, las metas se pueden alcanzar

Este post no es el primero que escribo en este blog sobre el running / atletismo, pero es que creo que muchas de sus vivencias son totalmente extrapolables al mundo del emprendizaje (o a cualquier ámbito de la vida en general). Cuando escribí este post era un momento bajo a nivel atlético, y ahora estoy en el momento más alto de mi pequeña carrera. Y es que emprender, la vida… es así, sube y baja, baja y sube… pero siempre hay que seguir hacia adelante con ganas e ilusión.

luis clausín mejana

¿A qué viene todo esto? El domingo gané la Vuelta a la Mejana. Para muchos será solo una carrera de pueblo, pero para mi es algo más. Aunque lleve apenas 2 años y medio corriendo de forma “seria”, siempre he practicado deporte. Y por eso, siempre que he podido (cuando jugaba a baloncesto a veces coincidían con alguno de los partidos de mi equipo y, obviamente, no podía acudir) he corrido las principales carreras de Tudela (Amimet, San Silvestre Tudela y Vuelta a la Mejana). Hasta tal punto le tengo cariño a estas carreras, que a varios allegados les comenté hace tiempo que mi máxima ilusión como atleta era ganar una de estas pruebas en alguna ocasión. Está claro que preferiría ser campeón del Mundo, pero obviamente nunca lo seré por lo que busqué un objetivo realista, qué no sencillo. Y es que hasta ayer mi mejor clasificación en alguna de estas pruebas era un 4º puesto precísamente en la Vuelta a la Mejana (2.013).

Me marqué un objetivo ambicioso pero realista… y al alcanzarlo ayer descubrí que pocas cosas dan una felicidad tan grande como alcanzar una de tus metas.

El ESFUERZO tiene su recompensa. Desde que volví a correr en Agosto, tras el necesario parón estival, prácticamente todas las semanas he entrenado 6 días a la semana. Entrenamientos en plenas vacaciones en un camping de los Pirineos oscenses, un par de días entrenando a las 12 de la noche porque hasta esa hora me fue imposible, otros a las 7 de la mañana, frío, lluvia, decepciones en el campo a través, en la pista cubierta… Y todas esas cosas hacen que saborear este triunfo sea una sensación increíble.

Puede que pienses que todas esas horas no compensan para ganar una carrera de pueblo. Lo entiendo, yo mismo me lo he planteado (sobre todo cuando las cosas salen mal). Pero decidí que siempre que no robará mucho tiempo a trabajo y novia, familia & amigos seguiría adelante… y en ello estoy. No he encontrado otra actividad que me completé más, además de servirme para desconectar del trabajo (Mens sana in corpore sano).

Pero no solo vale con “meter” horas (trabajar por trabajar que dice Tim Ferriss). Hay que intentar hacer las cosas con cabeza. Y eso intento hacer tanto planificando entrenamientos como mis proyectos web. Aprender, preguntar a los que saben (mis compañeros del Ribera Atlético en el caso del atletismo), planificar… ¡y ejecutar!

Quizás pienses que este post es únicamente egocentrismo. Puede que tengas razón, aunque no me gustaría transmitir eso. Lo que quiero compartir es que el trabajo y el esfuerzo trae su recompensa.

Ya lo dijo Diego Quintana (profesor de secundaria, jugador ex-ACB y preparador físico de Liga Femenina 2 y del equipo de vela olímpico español, ¡todo en una única persona!) en MueveteBasket.es: “es muy importante tener expectativas y esforzarse por conseguirlas”.

Adelante, fija tus metas (si todavía no lo has hecho)… ¡y ve a por ellas! Aunque el camino no será fácil, acabará mereciendo la pena. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *